dijous, 17 de setembre de 2020

HABLEMOS DE INSUMICIÓN.-

 Hablemos de la insumisión. 

 


Nuestra  compañera Moli del Canyer nos propone esta semana  que escribamos sobre insumsión, y no la vamos a defraudar, espero.

Hace  a algunos años existían unos padres, que tenían tres hijos. Salados ellos, obedientes y :estudiosos. Todo iba a:las mil maravillas, hasta  que la madre se dio cuenta  que su suegra hacia todos los domingos macarrones. Y le extrañó tanto que le preguntó el´porqué.
  —  Mira Inés los hago porqué, tu hijo  es  lo primero que me pide cuando llega. i me sabe mal contrariarlo. Inés  ya lo sabia que el chico se alimentaba de cuatro cosas contadas. Pero no queria empezar una
guerra y dejaba pasar el tiempo, Este cuando vaya a la mili se le pasarán las manias y se comerá hasta la suela de los zapatos-Pensba- su madre.
Todos empezaron a reirse de de lo que le tocaría pasar en la mili, y hasta exageraban los apuros que pasaria. Los padres no decian, nada pero por dentro también lo creian así.

Y llegó el día del sorteo,  y como la insumisión cada vez ee hacia mas patente y el descontento más grande, los militares dijeros que  ya no habría mas  soldados y aquel mismo año que mi protagonista. tenia que empezar a comer coles acelgas y espinacas, se libro de ello. La insumisíón de sus coetáneos le resultó,mejor que lo que jamás habría imaginado.

16 comentaris:

Ginebra Blonde ha dit...

Le vino como anillo al dedo…
Muy bueno. Este tipo de insumisión hacia las verduras, es bastante frecuente; con lo que a mí me gustan ahora, y las veces que de niña me negué a comerlas… 😏

Un placer leerte, Montserrat.

Abrazos, y muy feliz noche.

Campirela_ ha dit...

Vamos que para mi que hasta que no se caso y la mujer le puso lentejas el sigo comiendo macarrones ajja. Muy aguda.
Gracias por el texto, un fuerte abrazo y feliz noche.

MOLÍ DEL CANYER ha dit...

Pues nada que le toco la militar en un momento oportuno. Muy bueno, besos.

Neogeminis Mónica Frau ha dit...

Le salió ganancia sin haber comprado siquiera billete de lotería! jejee. Hay gente que tiene suerte. Un abrazo

Albada Dos ha dit...

Muy bueno. Le vino como anillo la dedo :-)

Un abrazo

Juan L. Trujillo ha dit...

No agradecería lo suficiente, para agradecer de todas las cosas que hicieron posible salvarse... y no hablo solo de macarrones.
Besos.

Cecy ha dit...

Acá los vientos de la insumisión le han traído ganancias.

Un abrazo

Gabiliante ha dit...

Ahí se demuestra que cuando el bien es común, hay que apoyar en la insumision.
Bien buscado el tema. Dos Insumisiónes en una
Besosss Montse

Montserrat Sala ha dit...

Si Ginebra, com anillo al dedo: ni comió jamas verduras ni frutas ni pescado. su mujer le hace solamente lo que a él le gusta. LOs hay con suerte. Un abrazo y gracias por tu comentario.

Montserrat Sala ha dit...

TE PUEDO BIEN ASEGURAR QUE SU MUJER LO MIMA COMO UN POLITO. le hace y le cocina exprofeso para él. sI no lo veo no lo creo, gracias poe darme tu opiñión, amiga mia.

Montserrat Sala ha dit...

Así es Molí,le tocó en el mejor momento. Gracias por tus palabras, querida.
Besos grandes, medianos y pequeños

Montserrat Sala ha dit...

JA,JA,JA, qeu me da la risa. l toco la mejor loteria que podia esperar. En aquella familia se habian vivido comidas muy tensas y de lloreras por el menú. Los insumisos le arreglaron la papaleta.

Gracias por tus irónicad palabras y muchos besos.

Montserrat Sala ha dit...

Bueno sí, para él. Lo demas se quedaron con un palmo de naricesy tuvieron que aguantar
sus berreas. FIJo. Dos abrazos como dos albadas.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Juan L.Trujilo: yo pienso que lo vivió e una manera antural. Como todo aquel que se lo dan todo hecho y no ha de sacrirficar-se por nada.
UN abrazo enorme.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Ceci: RAras veces ocurre pero en este caso así fué. Muchos besos y gracias!!!

Montserrat Sala ha dit...

Gabiliante: Ppues tienes razón.yo no me habia fijado: Dos isumisiones al precio de una!!! Saludod cordiales y muchas gracias por pasarte.