divendres, 28 de febrer de 2020

ENCUENTRO EN LA TERCERA FASE

                          Encuentro con mi papá.


  Se  perfectamene qeu esto no va a ser posible de momento tal y como estan las cosas, Habrian  que  producirse un montón de cambios vitales que por ahora no están previstos ni por el gobierno ni por la Santa Sede. Pero me gustaria tanto, estar contigo un solo ratito, que por largo que fuera lo emplearia solo para besarte papá. Acariciearte con mis manos, y sentarme en tu regazo hasta quedarme dormida.  Mamá ya probó la mieles de estos momentos deliciosos, pero tú al ser un hombre tan serio, parecia obvio que o te gustaran las caricias y los mimos de tus hijos. Ahora me doy cuenta de lo equivocada que estaba. Porqué. ¿quién me privaba a mi de echarme en tus brazos y decirte cuanto te queria? ¿Y porqué no lo hice entonces? Estoy arrepentida, de haber sido demasiado austera en mis manifestaciones de cariño hacia tíDiscùlpame, y  si tu no vienes, yo iré a tí para remediar este error . Un abrazo muy, muy, muy grande

7 comentaris:

Ester ha dit...

Que tierno Montserrat, no hay que quedarse nunca con las ganas de abrazar, de demostrar los afectos, yo si me sentaba en las rodillas de mi padre guardo recuerdos maravillosos pero también me gustaría poder verlo otra vez, contarle las novedades, y como tú espero reunirme con él si soy buena y puedo ir allá donde está. Un abrazo

Juan Carlos Celorio ha dit...

Qué bonito y emotivo, Montse. Me encantaría sentir ese abrazo de mis hijas.
Un abrazo.

Campirela_ ha dit...

Sin duda ese encuentro sería maravilloso, ojalá pudiéramos encontrarnos con todas las personas que hemos perdido en nuestras vidas .. Un emotivo relato .Un abrazo amiga.

Albada Dos ha dit...

Los padres nos dejan, es ley de vida, pero cuanto se les echa de menos, cuánto daríamos por volver, por un rato, a tenerles como en la infancia.

Un abrazo

Juan L. Trujillo ha dit...

Siempre se les echa de menos, aunque seamos ya abuelos. Quizás por eso valoramos más las caricias de nuestros nietos.
Besos.
P/S.- Me ha costado leer tu entrada, que la vista a mi edad no está para filigranas.

Tracy ha dit...

¡Qué tierna!
A mí también me gustaría correr hacia los brazos de mi padre y hablar con él de todo lo que no hablamos.
El cariño siempre se debe manifestar, no hay nada malo en ello y así no te queda luego la pena de no haberlo hecho.
Un beso enorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrme.

Mağ ~ Mağade Qamar ha dit...

A veces se puede. Aunque sea en sueño, se sienten esos abrazos y esos consejos. Te lo aseguro.
Un beso.