dijous, 11 de febrer de 2021

JUEVES CON PUZLE

 
Nuestra amiga Mónica, nos invita a escribir o inventar un relato basado,en el título que nosotras hemos de poner con las palabras que nos deja en un puzle. Como es proverbial en ella le gusta hacernos cavilar a tope. Bueno, se ha intentado.

 


El camino silencioso de una gran aventura.



el amigo Fermín, nunca pensó en que su odisea se convertiría en una extraña aventura. Y un día de Julio de 1939, una vez acabada la guerra, él que era rojo como el carmín decidió que antes que lo pasaran por el garrote vil, como alguno de sus amigos, se fugaría. Y una noche oscura sin decir nada a nadie empezó  su caminata por las montañas de los Pirineos y acto seguido se fué internando en territorio francés. Solo y por la noche. Siempre vigilando y en silencio. De día dormía en el campo y como era verano se alimentaba de hortalizas y frutas. Si la ocasión se presentaba cogía aves de corral de alguna granja. si no habia nadie.
Día tras día, siguió caminando,  y atravesando ríos y montañas hasta que perdió los rótulos escritos en francés, y además oía que la gente diferente, supo entonces que se hallaba en Alemania. El día se hacia mas corto, la ropa estaba completamente destrozada y los zapatos hechos añicos. Sin afeitar y sin ducharse, parecía mas bien un viejo pordiosero, un trotamundos de los muchos que, pululaban por aquel país,que también había entrado en la contienda de la II Guerra Mundial.
Pero a Fermín empezó a entrarle la morriña, por su tierra. Y emprendió la vuelta ya al descubierto. En unos tendederos, encontró ropa de abrigo, y cuando intuyó que hallaba mas cerca de la frontera, se dijo que no podía más que iba a rendirse en el primer puesto de carabineros que encontrase. El azar quiso que viese antes unas luces que venían de una casa de campo. Conforme se iba acercando oía  jugar a dos chavales un poco más jóvenes que él. Y lo hacían en catalán. Había tenido mucha suerte. La finca en questión era  propiedad de su tío Angel que había desertado antes del Alzamiento y se estableció en Francia, donde las libertades, y su forma de vida eran sustancialmente más vetajosas.

17 comentaris:

Neogeminis Mónica Frau ha dit...

Una aventura que afortunadamente terminó bien para tu protagonista, aunque por lo visto no le atinaba a las distancias jeje. Muchas gracias por sumarte con esta historia Montse. Un abrazo

Albada Dos ha dit...

Formidable. Ese español, catalán de hecho, acabó volviendo, pero qué odisea. Hubo miles de republicanos en la huida y qué mal lo pasaron luego, con la segunda Guerra mundial.

Muy bueno, podía ser autentico, ya lo creo. Un abrazo

Ginebra Blonde ha dit...

Una aventura que no dista mucho de lo que fue o pudo haber sido.
Muy buena aportación. Un placer leerte.
Abrazos, y feliz día 💙

Tracy ha dit...

Da repelús pensar que eso que cuentas como relato ha pasado hace poco en nuestro país, se pone el vello de punta con sóo leerlo.
Un texto cargado de realidad.
Montse te mando un abrazo muy fuerte y mis deseos que todos los tuyos estén bien con la que está cayendo.
Un besazo, amiga.

Campirela_ ha dit...

La morriña de la tierra hizo que regresara a ese hogar. La guerra marcó mucho a personas que abandonaron su hogar y su país. Un buen relato. Besos y feliz semana.

Ester ha dit...

después de ir y venir termino en terreno familiar y territorio en guerra. Una buena odisea. Abrazos

Berta Martín de la Parte ha dit...

Montse , adivino que tienes muchas tablas en esto de escribir. Esa soltura , ese relatar como si nada, pero con la intensidad que un relato necesita.

Y si me equivoco y no tienes muchas tablas en esto de escribir, no importa, el relato me ha gustado muchísimo. "Un retazo de una vida".

Abrazos y feliz fin de semana.😏✔

Juan L. Trujillo ha dit...

Tuvo suerte de no llevar un mapa. Por otro lado, buena suerte la suya. Desgraciadamente, no todos la tuvieron.
Besos.

Mujer de Negro ha dit...

Al final regresó a donde pertenece; ya su añoranza lo indicaba

Abrazo

Mağ ~ Mağade Qamar ha dit...

Todos tenemos una guía dentro de nosotros. Unos lo llaman instinto, otros intuición pero no es algo casual.
Un placer poder leerte, Montse.
Un beso muy grande y a cuidarse.

MOLÍ DEL CANYER ha dit...

Púes caminando, caminando fue a caer al peor lugar que podía caer un rojo en aquellos años. Suerte de la morriña que le puso mejor luz al camino de vuelta. Muy bueno Montse. Besos.

Gabiliante ha dit...

Vaya aventura con final. feliz pero feliz feliz.. esas casualidades son difíciles de encontrar
Besoss. montse

Montserrat Sala ha dit...

Me supogo que alguien le orientaria cómo y por donde tenía que pasar. O que con las prisas y con las armas pisánodole los talones, echó a correr, correr y correr.
GRacias Neo por comentar. un codazo que es el abrazo que se lleva ahora

Montserrat Sala ha dit...

Pues sí una odisea para recordar toda la vida y para explcar a lso nietos. GRacias por pasarte, amiga Aldaba Dos. Te deseo una feliz semana.

Montserrat Sala ha dit...

Ginebra Blonde: NO sé si dista muncho de lo que pudo haber sido, pero esta aventura está inspirada en un hecho real. gracias amiga pasarte y cometar. que disfrutes de la semana.

Montserrat Sala ha dit...

Si TRAcy, los pelos de punta depensar en ello. NO creo que la juventud de ahora resistien una situación como la qeu vivió Fermin.

GRacias por tus palabra siempre tan acertadas. UN codazo suavecito

Montserrat Sala ha dit...

Hola CAmpiela: Aprovecho después ds agradecerte el comentario, para darte un fuerte abrazo, y un beso enorm.