dilluns, 30 de juliol de 2012

RIEROLS DE MONTANYA

El riu Flamisell

Cada estiu, i si res no ho impedeix, faig una escapadeta a la Vall Fosca. En aquest municipi, es on va néixer al meua mare, i tota la família, d’ella. Al meu avi, al que quasi, no vaig conèixer, va viure i morir allà.  De petita recordo d’aquell indret tan paradisíac, que hi havia molta família. Només de cosins germans, de la meua mare n‘eren 18, i si contem, que d’aquestos 18, tots ,menys 3 estaven cassats i afillats, no vaig saber mai ell nombre exacte de tots. Aquella família tan gran, vivia tota al mateix nucli, de manera que tots eren parents. (alguns cosins mes grands van emigrar a França,per la guerra, i jo ja no els vaig coneixer.
 De petita hi havia pujat, com molt, un parell de cops. Però recordo d’aquells dies, i   el que em va impactar, no van ser ni el parents oncles, ties i cosens d'ella, ni tota la patolea. el que em va colpir, amb mes intensitat i vivesa, va ser el riuet que passava per aquell indret, vert, frescal i feréstec: el Flamisell.
(Segurament, devia ser el primer raig d'aigua corrent, que havía vist, perqué al llogaret on vaig néixer, era i es encara de secà, del mes dur. Alguna font i res més.)
Amb uns rocs tant grossos al mig el cabdal, quan ere en un bon desnivell o baixada, l’aigua s’esmunyíe, pels costats, formant uns salts, i una escumera, que juntament amb el soroll, semblava, el só d’un molí.  La cantarel.la, del seu pas per aquelles contrades, encara em bé a la memòria  i la sensació de frescor al estiu era molt notable.  Al hivern tots els esquitxos convertits en candeles de gel, que al arreplegar algun rat jet de sol, es cristalitzaven, i brillaven com autèntics diamants. Als marges, l’herba i els  matolls de color vert  intens i sempre nets, i mullats, acabaven d’arrodonir el quadre.
El riu Flamisell. foto de la xarxa
El Flamisell, un riu et de muntanya, que amb el seu caminar, fa una remor semblant a la de les ones del mar i el seu ballar sepentejant cap a terres mes fondes romandrà sempre al meu record. El Flamisell, la platja de la Torre de Cabdella, i per tant: la meua platja, de tot l’any, i de sempre.

7 comentaris:

Bertha ha dit...

Cuanto marcan los recuerdos de la infancia.Es verdad que antes las familias eran inmensas y casi la mitad eran desconocidos.Por ej. mí madre es vasca de Bilbao y cuando alguna vez íbamos nos pasaba igual que a tí solo unos pocos muchos tambien fueron a Francia etc.

Y después mí padre era de Esplugues por lo que soy una barrexada jejeje.

Me encanta leer tus reflexiones es cómo estar en familia.

Un abrazo Montserrat.

P.S: por cierto: que tal la recuperación del golpe porque no hace tanto verdad?

Bertha ha dit...

...me he comido letras.Quería decir que solo conociamos a unos pocos miembros de la familia.

mariajesusparadela ha dit...

Nosotros también somos de familia grande, pero nos conocemos todos.

Sor.Cecilia Codina Masachs ha dit...

Hola mi querida Montserrat, mi familia era muy escasa, mamá y yo, hijas únicas, pero hicimos como familia a muchos vecinos y nos reuníamos para la noche vieja un montón. Hoy todo se ha disuelto.
Recuerdo ir a pescar al río Llobregat y sacar Lliceras, la parienta de la lubina y carpas enormes que dábamos a los vecinos. Hoy ese río es un riuret de escombrerías.
Disfrute, amiga mía de sus bellos recuerdos. Yo también tengo ese mismo ruido del agua en mi alma.
Con ternura
Sor.Cecilia

Montserrat Sala ha dit...

Buenos dias Bertha: Me ha hecho gracia lo que dices que tu padre era d'Esplugues. Supongo de seria d'Esplugues de LLobregat. Se es así, te contaria una historia. por correo privado. Muchas gracias por comentar. Estos dias de tanto calor, es doblemente de agradecer.

TE mando un abrazo.
P.D. Mi recuperación va por buen camino, aunque muy lentamente.

Montserrat Sala ha dit...

Buenos dias Mariajesús: yO también conozco a toda mi família actual. Pero cuando yo estuve en la Vall Fosca, vivian todavía algunos tios sbuelos de mi madre: Se hablaba de ellos pero, algunsos habían emigrado, y sus hijos de la edad de mi madre, se carsaron y se divorciaron, mas de una vaz. No hay que olvidar,que en Francia, ya existia el divorcio. Y nunca mas se supo, de alguno de ellos.
Y es que por aquellos dias las comunicaciones eran algo muy diferente,sobretodo en aquellos puebluchos perdidos entre montañas.

Te deseo un dia espéndido.

Montserrat Sala ha dit...

Sor Cecília: La família como otras cosas, va cambiando muy deprisa y yo creo que para peor.
Tendremos que conformarnos, con el recuerdo de lo que fué, y nutrirnos con aquellos recuerdos.
Muchas gracias por su comentario, y si pudiera la mandaria un poquito del calor, que está haciendo por aquí. Seguro que le vendría bién.
Un abrazo

sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA