divendres, 3 de desembre de 2010

HE RECIBIDO UN EMAIL

Me gustan los catalanes porque a lo largo de su historia acogieron e integraron a
íberos, fenicios, cartagineses, griegos, romanos, judíos, árabes y
toda clase de charnegos y sudacas, sin conocer los problemas que
afectan ahora a Francia; es un ejemplo.

Me gustan los catalanes porque ya el 7 de abril de 1249 (uno va hacia Matusalén)
el rey Jaime I nombró a cuatro prohombres de Barcelona (los paers)
para dirimir los conflictos de la ciudad sin violencias ni reyertas.
Esos hombres sabios, que pasaron a cien en 1265, (el Consell de
Cent), iniciaron el sistema del gobierno municipal de Barcelona.
Gracias a ellos reinó allí la concordia, y antes de empuñar las
armas prefirieron siempre emplear la razón.

Me gustan los catalanes porque en toda su historia no han ganado ni una sola
guerra, y encima les da por conmemorar como fiesta nacional una de
las batallas que perdieron en 1714 a manos de las tropas de Felipe
V de Borbón. Cataluña había dejado de ser una nación soberana.

Desde entonces, cada 11 de septiembre muchos catalanes y catalanas,
como hay que decir ahora, se manifiestan para reclamar sus libertades.

Me gustan los catalanes porque tienen de emblema un burro tenaz, trabajador y
reflexivo, muy alejado del toro ibérico cuyas bravas y ciegas
embestidas lo abocan la muerte.
Estos animales son de una raza registrada, protegida, y prolíferos
sementales. Al igual que el cava, se exportan a numerosos países
para mejorar la especie autóctona, como a Estados Unidos, donde
crearon el Kentucky-catalan donkey . Y allí no piensan, ni mucho menos,
en boicotearlos.

Cierto es que en el carácter catalán confluyen las virtudes del asno.
Pero los rasgos diferenciales no se limitan a los de este cuadrúpedo.
La población catalana se define por una doble característica : el
seny y la rauxa. 
El seny implica sabiduría, juicio mesurado y sentido común. Tenía
seny aquel catalán que iba en un compartimiento de un tren al lado
de la ventanilla. Tiritaban de frío y los otros pasajeros le pidieron que
la subiera: 'Es igual', contestó a varias solicitudes, hasta que un
mesetario se levantó furioso y alzó la ventanilla... ¡cuyo cristal estaba roto!
'Es igual', volvió a repetir el buen hombre con toda su santa cachaza.

Al seny le responde la rauxa, asimilable a la ocurrencia caprichosa, la boutade
(frase ingeniosa y absurda). Cuando de joven y surrealista Dalí iba
en el metro y veía a un cura con sotana, le decía: 'Siéntese, señora'.

 La alianza de estas dos facetas en un solo individuo forma
el carácter catalán, que se comunica, se comparte y se aprecia. El
otro día al regresar a París en avión desde Barcelona quise ayudarle
a un pasajero, dada la exigüidad del espacio, a ponerse el abrigo:
'No, por favor, no se moleste, que bastante trabajo me cuesta a mí
sólo'. Pero lo más refinado lo percibí en el taller del ceramista Artigas.
Él y Joan Miró estaban trabajando en el mural del aeropuertode Barcelona. Le pedí a Miró que le dedicara una lito a mis hijos. Puso:
'Para Manu y Antoine, afectuosament'. Cuando la vio Artigas hizo este
parco comentario: 'Te lo escribió en catalán para ahorrarse una letra'.
Me gusta Cataluña porque allí, según Arcadi Espada, don Quijote recobró la razón,
sin duda contagiado por el seny . Me hubiera dado mucha pena que el
Ingenioso caballero muriera loco.

Me gusta Cataluña
en fin y sobre todo porque uno de mis hijos eligió su capital para
vivir en ella por ser una ciudad abierta, tolerante y discreta.


Ramón Chao
Músico, escritor y periodista, padre del cantante Manu Chao y
Caballero de las Artes y las letras por el gobierno francés.


 

14 comentaris:

Neogeminis ha dit...

Es de los mails que uno disfruta, y celebra haber recibido.
:)

Un abrazo.

P.d
obviamente, con la libertad de disentir o cuestionar algunas cosas, por ejemplo el mote de "charnegos y sudacas" que, para quienes somos aludidos, puede sonar despectivo

Montserrat Sala ha dit...

Mucho acierto en tu comentario, querida Neogéminis.
A mi me ha gustado leerlo, la verdad.
GRacias por tu amable visita.

conxa ha dit...

me ha gustado mucho,y no me esperaba el titular,no sabía que Manu Chao tenía como padre a un escritor,periodista y músico...


(entro poco,pero cuando conecto,paso jeje)

Eastriver ha dit...

No lo conocía, Montserrat. Desde luego, tenemos cosas buenas y cosas malas, como todas las comunidades, como todas las colectividades. Pero da muy buen rollo leer que alguien dice cosas buenas de nosotros, después de tantas de malas como escuchamos cada día. Petons.

Montserrat Sala ha dit...

Carai, Conxa, Fa un dies que pao por casa teva, i no hi ha res de nou. Que encara estás d'obres?Deu semblar el meu carrer que no acaben mai. Melegro que estiguis bé. Una abaçada i merci per entrar,

Montserrat Sala ha dit...

Eh que sí? Semble mentida, pero al final acabarem creiént-nos-ho, que som el dolents de la película. Ens tenen que vindre els de fora, a dir-nos que som una gent collonuda. Penso Ramón que no hem de tenir complexos,i ja en hi ha prou de demanar perdò per tot. La metàfora del ruc es molt bona.
Petons.

Higorca Gomez Carrasco ha dit...

Querida amiga: Digo yo, me gustan los catalanes porque son nobles, se acuerdan de aquellos que estando en la calle no tienen que llevarse a la boca aún en día de Navidad, sin mirar el color, ni la religión, ni el lugar de nacimiento. Simplemente me gustan los catalanes por que allí han "cabido" todos y jamás les han preguntado ¿eres charnego? O ¿eres sudaca? JAMAS, todos han sido iguales a los ojos de aquellos que viviendo en ese maravilloso lugar llamado Barcelona. Nunca se ha despreciado a nadie y me gustan los catalanes porque soy una de ellos y soy catalana y barcelonesa y jamás le he dado la espalda a nadie.
Un abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró ha dit...

Hola Montserrat:

Com a catalana, et donc el meu agraiment per haver publicat aquest email.

Una forta abraçada desde Valencia, Montserrat

Montserrat Sala ha dit...

Me dejas de una pieza, querida Higorca:. De catalanes habrà de todos los colores, seguramente, como en el resto de las comunidades. solo hay que pensar en el ilustre director del Palau de la Música, de cuyo nombre, no quiero ni acordarme.
Pero en general somos entregados, esforzados, serios, familiares y talentudos. por ser las dos catalanas, nos entendemos de maravilla, somos muy sensibles a los problemas de los demás, por eso nos damos siempre, acogemos y recibimos. Deberíamos de conocernos. ¿Porque nó?

que tengas un buen puente de la Inmaculada Constitución. Abrazos.

Montserrat Sala ha dit...

com a catalana et dono les gracies, i te les torno a donar perque així ho faig sempre que vens a casa meva.
Un abraçada, guapa!

Anna Jorba Ricart ha dit...

Me gusta este relato... su contenido tiene mucha razon y razones para sentirse bien en Catalunya...es justo...

Montserrat Sala ha dit...

bon dai Hola Anna, Suposo que farás aquest pont despres de tants dies, sense moure't de Barcelona. Si es així, et desitjo que pasis molt bons dies.
Jo també he gaudit de la carta de Ramón Chao.
Una abraçada molt y molt fresqueta

jg riobò ha dit...

Me gustan los catalanes.

Montserrat Sala ha dit...

Gracias! A mí también. Besos.

sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA