dijous, 9 de desembre de 2010

APRENDER A VIVIR EN TIEMPOS DIFICILES

La pila de la hecha, estaba ya cortada. Ahora por fín podría salir a jugar.
Su madre le había dicho: cuando acabes podrás ir a la plazoleta, con tus amigas a jugar con las canicas.
La muchacha, volvió a mirar a su alrededor. No no quedaba ni un tronco por cortar. Arrimó el hacha a la pared del cuartucho, cerró la puerta con el cerrojo grande y salió a la calle.
Una densa neblina se había apoderado del lugar. Oía las voces y el griterío de los chicos jugando a guerras, y las niñas que habían iniciado un nuevo ciclo de juego. Ahora tocaba saltar a la comba. Mejor!-pensó, aquí no me podrá ninguna. Y se dirigió hacia las voces.
Cierto, la chiquilla era delgaducha, por no decir muy flaca, (no por mucho comer)y con tan pocas carnes saltaba ligera y liviana como una gacela.
Cuando estaba en lo mejor del juego, ganando a sus compañeras, por resistencia y número de saltos, oye la voz de su madre que la llama. Se le había olvidado comprar aceite. Y tenía que ir corriendo a casa la Braulia. Unas combitas más y al segundo chillido de su madre, corre veloz a su casa.
Trae una garrafa de aceite y 5 kilos de patatas. Enseguida!- le dice, con autoridad.

Baja las escaleras y el último tramo que era el mas largo, se desliza por el montante metálico subida de lado como una experta jineta en la baranda, que estaba lisa y brillante por el roce de su ropa andrajosa y sucia. Iba tan deprisa y lo hacia tantas veces a lo largo del día, que podía dar una salto y adelantar medio camino de la entrada que era un espacio amplio. Y en dos zancadas a la calle. Pasaba por donde estaban las chicas, se detenía un poco a mirar y seguía su camino hasta la tienda. De regreso a casa, sentía el peso de las patatas que no la dejaban caminar. Tenia solo 11 años, y al final del día, había hecho mejor jornal que su padre que gastaba más las sillas de los cafés que las de su casa. cuando volvía a la plazoleta ya no quedaba nadie. Mejor, pensaba, estoy demasiado cansada.
Tenia 3 hermanos varones mas pequeños, que se pasaban todo el día callejeando, o en el campo, buscando nidos de alondras de comadrejas, de lo que fuera. pero los niños no tenían que ayudar a mamá, esto era lo más mal visto en aquellos dias grises de la postguerra. Toda la carga para ellas. Era lo normal y preceptivo.
Después de las múltiples ocupaciones de la chica, en la casa, (Una casa de huéspedes, con capacidad para todo el que llegaba.) también iba a la escuela. Le gustaba aprender matemáticas, historia y geografía! Con un solo libro había para todo. LA ENCICLOPEDIA.
Ir al cine los domingos, si podía recoger las 2 pesetas que costaba la entrada, y esto no pasaba siempre, le gustaba mucho. La hacia soñar con otro mundo que no sabía muy bien si existía o no, pero que la hacia vivir, en colores y esto era bueno, en su triste i aciaga existencia
Por aquellos días descubrió, que el piso del al lado que era del farmacéutico de los bajos de la casa. Un viejo baboso y avaro que vivía en la trastienda, guardaba arriba todo las revistas que recibía,y que después de leídas las almacenaba arriba, en el piso vacío.
Que descubrimiento!, ya no le faltaría cosas que leer y aprender, porqué, tenia tal ansiedad de saber y de saber, que por las noches de verano y al precio de su pellejo saltaba el balçón, subida a una silla y dejaba su frágil cuerpo suspendido al aire por unos segundos, hasta poder tocar la otra balconada i saltar en el interior de la terraza contigua. Nunca la vió nadie, Allí había un arsenal de buenas revistas y muy buenas publicaciones de todo tipo, muy interesantes. Allí supo que las niñas de su edad que salían en la revista Life americana, no tenían que cortar leña en el sótano, ni ir a buscarla a la aserradora con el carretón como le tocaba hacer a ella. Y con lo lejos que estaba! Ni bañar a sus hermanos todos los sábados en un barreño.
Admiraba las modelos estilizadas y bien maquilladas que veía el las paginas de moda, y que se parecían mucho por su porte a las artistas de las películas. Y descubrió paisajes increïbles, que jamás pensó que existiesen en la realidad. Gullin en China. Grindenwald, en los Alpes, Nueva York, Londres, Hong Kong. Supo de las grandes catedrales góticas: Milan, Reims, Colonia. Supo de historia, de arte, ciencias y actualidad.
Para regresar a la realidad no le era tan difícil ni tan peligroso; solo había que abrir la puerta del piso cerrar de golpe pero muy suavemente, y meterse en la oscura y desgraciada realidad de su casa, de su família y de su vida.

34 comentaris:

Anna Jorba Ricart ha dit...

Montserrat...
Primero decirte que me alegro con tu participación en el concurso...
para mi ganar o perder no es significativo,porque lo que representa un estímulo es participar.
Con esta niña traes a la memoria una crónica social, real, de aquellos tiempos duros para la mujer en el seno familiar...
Por ser mujer las cosas más dificiles si cabe...
y claro, la niña viajando con la mente y la lectura a esos paraisos hacia donde escaparse.
Suerte...

Higorca Gomez Carrasco ha dit...

Una buena entrada, aquella fue una época difícil, quizás demasiado para según quien, es triste y al mismo tiempo llena de optimismo, una muchacha con ansías de aprender, de saber algo más del mundo. Me ha gustado querida amiga, no se si eres tú quien va a concursar pero esta muy bien.
Un fuerte abrazo, cierro ya mi garito para cenar.

Jota Ele ha dit...

Un cuento precioso, Montserrat, que no sé si tiene algo de autobiográfico. Sin embargo, lo encuentro inconcluso. O, tal vez, sin el final que me hubiera gustado leer.

Un repaso a unos tiempos que fueron difíciles y, afortunadamente, superados para la mayoría de las niñas de hoy día.

Te deseo el mayor de los éxitos en ese concurso.

Un abrazo.

MAMÉ VALDÉS ha dit...

Tu relato engancha desde el principio hasta el final, te deseo mucha suerte en concurso, un gran saludo.

Montserrat Sala ha dit...

Gracias Mamé, por tu vista, y tambien te agradezco tus buenos deseos. Muy cordialmente

Montserrat Sala ha dit...

Hola Anna Jorba: Cuanta razón tienes al decir que participar estimula. Es como un juego intrigante, con mucho suspense y con la gran calidad de sus participanes.

Suerte contrincanta!!!

Montserrat Sala ha dit...

Gracias Higorca por leer mi participación en el concurso de Paradela. Saludos y muchos besos. Ah! me alegro que te haya gustado.

Montserrat Sala ha dit...

Jota Ele: algún dia voy a escribir esta segunda parte de la historia que tanto te gustaria leer.

Gracias por leerme con asiduidad. Eres muy amable.
Salud !!!

Pedro Ojeda Escudero. ha dit...

Veo que con el relato participas en un concurso. Suerte.

nocheinfinita ha dit...

Tiempos difíciles esos que nos cuentas, me hicieron evocar recuerdos.

Me alegro de haberte encontrado, una de las mejores cosas que tiene el concurso de paradela.

Un abrazo

noche

Jose Vte. ha dit...

Vaya relato que te has sacado, que duros eran aquellos años de la posguerra, pero también destila cierto aroma entrañable y de aventura por los descubrimientos que hacía la niña. Me ha gustado mucho.

Montserrat, tu y yo somos los únicos, creo, que participamos sin ninguna presión, ya que no tenemos ninguna opción de ganar el premio final, pero no por ello deja de ser igual de emocionante.

Un abrazo y mucha suerte

Jose Vte. ha dit...

Por cierto, no se si te acuerdas, pero una tarde estuvimos hablando un ratito en el chat de Anna.

Encarni ha dit...

Monserrat me parece maravilloso que nos hayas contado esta historia que bien parece biográfica. O por lo menos en esos tiempos el papel de una niña era bien distinto al de un niño, desde pequeñ@s ya estaban bien repartidos los papeles. Es curioso como una revista puede abrir la imaginación en esta niña que sólo trabaja y trabaja. A mi no me gustan las revistas femeninas porque de alguna manera nos dicen como debemos maquillarnos, vestirnos, como hacer mil cosas a la vez, en fin nos dicen como debemos ser. Por eso la paradoja de esta niña, a mi modo de ver.

Me encanta que te hayas propuesto este reto además te animo a que sigas haciéndolo.

Un abrazo enorme. Y mucha suerte.

emejota ha dit...

MONSERRAT: Qué agradable sorpresa ha resultado la lectura de tu entrada, la he disfrutado enormemente por el realismo y la calidez que desprende. Vidas duras aquellas que forjaban individu@s fuertes, sacrificados y resistentes. Un fuerte abrazo.

Stanley Kowalski ha dit...

Precioso relato! Te deseo mucha suerte en el concurso!

BESOTES GUAPA!!!

Montserrat Sala ha dit...

Gracias profesor Ojeda por tus buenos deseos.
saludos cordiales.

Montserrat Sala ha dit...

Nocheinfinita: Es verdad que con el ccncurso de Paradela, se conoce a gente muy inntersante i a muy buenos e incipientes escritores. Gracias por tus elogios y te deseo mucha suerte.

Montserrat Sala ha dit...

josé Vicente: Me da alegria saber que somos los únicos que participamos sin ánimo de premio alguno.
Esto nos hace un poco mas despreocupados y distendidos.
Me alegro que te haya gustado la historia de la niña curiosa, y que te hayas acordado de unos tiempos pasados, que no estan tan lejos como parece.
SAludos y suerte, amigo

Montserrat Sala ha dit...

Encarni: Tienes razón en que no hace tanto tiempo, que el papel de las niñas en este país, y de las mujeres en general era deplorablemente insustituible para la supervivencia de las familias.
Me parece de todos modos que he querido decir que la niña era una gran curiosa por saber cosas, no solamente, de moda y los maquilajes. La narración dice bien claro que había en el piso deshabitado, de un farmacéutico revitas y publicacione muy interesantes de totos los géneros.
Gracias amiga, y te desoo mucha suerte

Montserrat Sala ha dit...

Emejota: Me alegro que te haya agradado mi relato. Muy por debajo del nivel que has impuesto tú. Me ha gustado participar y comunicarme con un grupo de personas que ya conocía, per haber leido muchos de sus posts, furtivamente. Todas merecedoras de ganar.
Suerte amiga! y muchos besos

Montserrat Sala ha dit...

Stan, eres un amigo incondicional, y esto tiene mucho valor. Gracias por venir a apoyarme en esta nueva singladura.
Aquí te dejo un montón de abrazos

Anusky66 ha dit...

Bienvenida a la familia del concurso de Paradela ,por lo que leo en los comentarios , ya has podido comprobar que participar es el mejor de los premios,por lo estimulante y la gente que se conoce.
me ha gustado tu historia ,un buenísimo reflejo de como han cambiado los tiempos .
Un besazo

Montserrat Sala ha dit...

Anuskis66. Bienvenida a mi casa virtual. Desde lluego que Mª Jesus Paradela se las ha ingeniado muy bien para que nos conozcamos confraternicemos, y aprendamos los unos de los otros. Pienso que consigue su objetivo y de entrada le doy las gracias a ella por la iniciativa, y a tí querida amiga mis mejores deseos y que gane el mejor!!!

felicitat ha dit...

Hola Montserrat,
Un magnífico encuentro con los años de mis abuelos. Injusto, pero real. Me encantaba bajar por la baranda de la escalera dónde vivía de niña, qué travesuras madre mía...

Saludos, gracias por visitarme.

jg riobò ha dit...

Suerte en el envite.

Ibso ha dit...

La imaginación, el ansia de saber, un ratito de juego y mucho trabajar, la receta mágica para salir de cualquier crisis. Me ha gustado mucho tu relato, en serio.
Me alegro conocerte a través de este bonito juego que se trae María Jesús desde hace unos meses. Me voy a quedar un ratito a seguir disfrutando de tu casa virtual.
Un saludo y suerte, Ibso.

P.D.: yo también estoy en ese grupo sin ánimo de lucro, fue una de las primeras cosas que me propuse al crear mi blog: como IBSO no tendría jamás beneficio económico alguno.

Montserrat Llagostera Vilaró ha dit...

Hola Montserrat:

Es admirable aquesta noieta que amb pocs recursos sabía treurer partit de les petites coses.
La lectura la feia somniar y l´ajudaba a soportar la dura realitat.
Antigament la falta de recursos espabilaba molt a las persones.

Tu ho relates tant bé.

Una abraçada, Montserrat

ARO ha dit...

Magnífico relato, artística y elegantemente escrito. Me alegro de tu participación y de que que seamos amistosos contrincantes en este juego literario en que cada mes nos mete Mª Jesús. Un cordial saludo.

Dilaida ha dit...

Un relato muy interesante, me alegro que te animases a participar y mucha suerte.
Bicos

Montserrat Sala ha dit...

Felicitat: Mee alegro que te gsustara mi relato. Par que digan que los tiempos pasados siempre fueron emjores. Estoy contenta de no ser sola de novata en el concurso.
Muchos besos!

Montserrat Sala ha dit...

Ibso: Yo también me alegro de haberte encontrado a traves del concurso. de no ser así,quizás no nos hubiéramos leido nunca.
Así que encantada de conocerte y espero tener tiempo para seguirte. Un saludo cordial.

Montserrat Sala ha dit...

Montserrat: Gracies per estar sempre aquí.Ja parlarem amb molta més calma. Avui estic una mica estresada. Petons

Montserrat Sala ha dit...

Gracias Aro, por tu amable comentario. Seguiremos comentándonos los blogs si es que tenemos tiempo para todos.
Muchos saludos afectuosos desde Barcelona

Montserrat Sala ha dit...

Dilaida: Espero poder participar en los siguientes, si es que M. jesús me deja. Saludos amiga.

sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA