dijous, 27 d’agost de 2015

CUENTOS JUEVEROS,



 F A N F I C T I O N S

            Aquel joven sentia  fascinación por aquella máquina tragaperras, que Juan el del bar de la esquina ,habia instalado recientmente. Acudia al lmas cada final de més.
La cosa fué a más, y llegó a preocupar seriamente a sus padres que fueron a hablar con Juan.
Este no sabia como calmarles, aunque comprendia muy bien su enojo, les dijjo que él no podia privarle de acercarse a la máquina, pero que intentnaria halar con el muchacho.
A media tarde del dia siguiente, cuando el trabajo habia bajado, entró Gustavo que se fué directo al rincón dode estaba instalada la máquina en cuestón. Llevaba ya las monedas en al mano, cuando Juan se acercó a él y antes de que pronunciara palabra, Gustavo le dijo:
Ya sé que mis padres están preocupados por mi. Y que han venido a verte, pero no hay porque tener miedo, de que caiga en una ludopatía. El dinero que dejo a la tragaperras, no es por amor al juego, sinó por una pasión desmesurada que el tengo a la chica que desde dentro me sonrie, y me reta a besarla. ¿Has visto lo guapa que és? y metiendo la moneda en la ranura, dijo Mírala, mírala  . . . ¿Verdad que es preciosa?
Al poco tiempo Gustavo ingresaba en un sanatorio psiquiátrico.

16 comentaris:

El Demiurgo de Hurlingham ha dit...

Debo decir que el relato me gustó. Interesante idea que planteaste.
Hay que tener cuidado con las obsesiones.
También debo observar que debieron ser más comprensivos, dificilmente el sanatorio psiquiatrico sea una solución.

Gracias por participar.

María ha dit...

Muy peligroso el juego de las maquinas obsesivo así como cualquier otro que sea adicción.

Interesante relato para la propuesta de Demiurgo.

Un beso.

* ha dit...

Eso no era amor. Eso era obsesión.
Todo en exceso es malo, aunque creo que en este caso no fue el exceso, sino la carencia lo que le llevo a esa "locura".
Tal vez un amor a tiempo...

Besos.

Yessy kan ha dit...

Un relato con una adicción y obsesión romántica. Lástima que su enamoramiento sea un amor platónico, alucinantico. Me gusto tu relato.
Beso

Max Estrella ha dit...

Qué buena historia y qué mejor final...no era la máquina sino lo que había dentro...es como en tu historia que deja mucho más poso tras una segunda y tercera lectura. Me ha encantado, sobre todo el final.
Besos y abrazos de corazón

Alma Baires ha dit...

Un relato interesante, el tema de la "locura" es siempre bastante complejo. Lo mismo que la diferencia entre "amor y obsesión".

Muy buen aporte Montserrat! Un beso.

LAO Paunero ha dit...

Muy divertida tu historia Monserrat. Me gusta la sencillez y sentido de tu relato. Voy a tener mucho cuidado con esas máquinas para no dejarme tentar (je je).... Un afectuoso y respetuoso saludo.

ibso ha dit...

En este mundo tan extraño donde las personas son mercancías, la guerra un negocio, las creencias se diluyen en las apariencias, la avaricia dicta las leyes y los valores son algo añejo; enamorarse de una máquina no debería ser tan extraño.
Tu texto es genial por su sencillez.
Un abrazo.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Demiurgo: si que es cierto que me he saltado las visitas al psiquiatra, y otras cosas. La historia esta solo resumida.
Gracias por tu obsevación y te envio una saludo muy cordial y afectuoso.

Montserrat Sala ha dit...

Todos los juegos que crean adición son simpre muy peligrosos, amiga Maria. Y sucumben a su encanto demasiadas personas. Mejor dejar las maquinitas tragaperras tranquilas, e irse al cine. jajajaja!!!

Montserrat Sala ha dit...

* Querido asterisco: Creo igual que tu qeu ciertas carencias también lleva a situaciones peligrosas y extremas.
Gracias por comentar. UN beso.

Montserrat Sala ha dit...

YESSY KAN: Las alucinacones no son graves, pero pueden llegar a crear otras patologias. Mejor no recrearse en ellas. Son peligrosas.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Max Estrella: no esperaba que ningúno de mis lectores me leyera más de una vez. Mas bien todo lo contrario. te lo agradezco de veras, amigo y te mando un abrazo grande y fuerte

Montserrat Sala ha dit...

Hola Alma Baires: Entre el amor y la obsesión, hay una gran diferencia. Mejor tenerlo bién presente.
Muchas gracias amiga por tu bonito comentario. Cariños

Montserrat Sala ha dit...

Lao Paunero:celebro que te haya parecido divertida esta historia fruto de mi imaginación. A mi no me lo parece en absoluto. pero te agradezco que me hayas dejado tu opinión.
Un abrazo, amigo.

Montserrat Sala ha dit...

Querido Ibso:que bien que has descrito este mundo raro en el que vivimos. Y la conclusión es de antologia. Muchas gracias por estas palabras, y cuenta con un abrazo grande grande que te llegará a través de las ondas

sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA