diumenge, 23 d’octubre de 2011

DUDAS (concurso paradela de coles)




Pese a la lluvia que caía isistentemente, salió de su casa, atravesó por la vereda, de la finca vecina, como si la prisa le obligara. Y se encaminó, hacia el pueblo.

Aquel día de Viernes Santo,era desapacible y oscuro. Agustín, cabizbajo, arrastrando los pies, por aquellas losas gastadas y centerarias del empedrado de aquella calle, se dirigía a la Iglesia. Subía las escaleras, hacia el portón desvencijado, absorto en aquellos pensamientos, sin saber bien dónde iba ni porqué. Hacía cálculos, no alcanzaba a comprender lo que le estaba quemando por dentro, y le mordía la boca del estómago. Además sentía como si se fuera a hundir la tierra bajo sus pies. Una sensación de desemparo que jamás había conocido.

Si los rumores sobre su mujer, eran ciertos, tenia que tomar una decisión rápida y ejemplar. Pero no llegaba a imaginar ni podía saber, si eran chismorreos de lavadero, o verdades como puños. Jamás había tenido queja alguna del amor de ella hacia él. Ni de su comportamiento como compañera y madre de sus hijos, pero eso no menguaba su desatino y seguía anidando en su alma una sombra de traición.

Sí, aquel veneno que había soltado “el pirao”, sin pensar ser oído, reventaba los cimientos de su hogar, destruía como arrasa un rayo de verano, toda su voluntad. Toda su esperanza.
Cierto, necesitaba salir dudas. Pero ¿cómo? ¿a quién le preguntaría?, ¿a ella quizás?. Quería aferrarse a un hierro caliente, porque la razón le hacia ver al mismo tiempo, el ridículo que haría, de impartir castigo sin una certeza incuestionable y sin un razonamiento previo.


El camino hasta arriba, en el umbral le hizo resoplar. Se mantenía joven, dinámico, pero ya peinaba canas, desde muchos inviernos atrás, y su mirada, no era brillante, se había tornado apagada, vidriosa y esto le delataba. Ya no era aquel hombre hablador, dicharachero, que todos conocían. Y que era también el que enamoró a su mujer. Cuantas lunas, cuantas caricias, cuantas idas y venidas, por la geografía de su piel. Por la suavidad de su pelo castaño, a veces anudado, y otras completamente suelto y ondulado. Por quererla con tanta pasión y solamente por eso es por lo que ahora experimentaba una desazón, y le invalidaba para poner sus pensamientos en orden.. porque no sabía como iba reaccionar, en su presencia. Y casualmente ahora que al vida le había vuelto mas sensato, y mas equilibrado y sus dictados era escuchados y comentados por los demás. Por esto tenía que asegurar y mucho, la decisión a tomar.

Abrió el portalón, y éste empezó a quejarse, a chirriar. Le pareció que estaba muy ruidoso y viejo. Los bancos vacíos, el altar iluminado y con cien velas adornado, como no lo estaban, en las demás celebraciones eclesiásticas, pero esto lo ignoraba. Nunca subía. Pero retumbaban en sus oídos las palabras del oficiante: Tu Agustin, juras por Diós, y ante todos que la cuidarás, que la respetarás en la salud y en la enfermedad. . . . .
Silencio absoluto. Avanzaba por el centro, con su ropas mojadas que parecían colgadas de un palo. Quieto. Espectante. Su mirada se había vuelto inquisidora, y en medio de aquella soledad,
estaba vencido, esperado una respuesta que creyó, la encontraría allí.

17 comentaris:

Isabel Martínez Barquero ha dit...

"Chapeau", Monserrat, esta vez te has lucido espectacularmente.
Muy bonito el relato. Que tengas muchas suerte, la mereces.
Un grandísimo abrazo.

mercedespinto ha dit...

Me gusta este relato, ha sido fácil y ameno llegar al final, aunque me quedé con las ganas de saber qué encontró finalmente Agustín entre velas y soledad. ¿Sabremos si realmente su esposa le engañaba?
Como dice Isabel, esta vez te has superado a ti misma.
No sabía que ya se podía colgar la entrada para el concurso de Paradela, supongo que tendrás una razón particular para haberte adelantado una semana. De todas formas, tomo nota.
Feliz semana, Monserrat.

Encarni ha dit...

Monserrat, supongo que te habrás adelantado por ese viaje que tenías pendiente y que hace tiempo ya, decías que ibas a hacer. De todos modos, me alegro que hayas podido participar, y con este relato que es magnífico, y se nota que lo has trabajado y te has esmerado. Eres una cajita de sorpresas, de buenas sorpresas.

Te deseo mucha suerte, y que tengas un buen viaje.

Un abrazo.

mariajesusparadela ha dit...

Dado que se iba de viaje y no sabe programar la entrada y como en anteriores concursos lo hizo algún otro (Mamé en el último, si la memoria no me engaña) le dije yo que no dejara de publicar y así lo ha hecho. Y me alegro, a la vista del resultado.

MariluzGH ha dit...

Muy bien, Montserrat :)

¡Suerte!

un abrazo

Montserrat Sala ha dit...

Queridas amigas todas: habeis dado en el clavo; he publicado mi entrada 15 minutos antes de mi salida de vacaciones. Como se habia hecho en otras ocasiones,yó también, lo he probado. con el permiso de Mariajesus, que prefirió esto, a que dejara de publicar. Os pido mil disculpas... y hasta la vuelta.

Luis G. ha dit...

Excelente narradora, Montserrat. Redobla el interés de la lectura. La ENCAMINAS A PROPÓSITO HACIA ESE DESTINO...

Que tengas mucha suerte. Llevas el equipaje con alicientes literarios suficientes.

Un abrazo,

Luis.

nocheinfinita ha dit...

"Rumore, rumore, rumoreeee.." me vino esa canción al leer tu texto. Si hacemos caso a los rumores...estamos perdidos. Espero que Agustin encontrara la respuesta.

Me alegro que hayas publicado. Mucha suerte. A disfrutar del viaje.
Hasta la vuelta.

Besos

Jose Vte. ha dit...

Estupendo relato Montserrat, que malo son los celos. Yo tambien me he quedado con ganas de saber que se encuentra al entrar, aunque yo apostaría por ella, que las malas lenguas son muy dañinas.

Te deseo mucha suerte en el concurso y me alegro que participes.

Un abrazo y buen viaje

paratilibre ha dit...

Saltando de blog en blog, he llegado hasta aquí y veo concurrencia que me es familiar.
Leido este relato, me quedan ganas de una continuidad, para saber un final.
Cuando se siembra la duda, esta corre como la polvora.
Reciba mis saludos.

MAMÉ VALDÉS ha dit...

Esta entrada se merece una segunda parte, mucha suerte en el concurso, y un saludo.

Reyes ha dit...

Bieeeen ya puedo comentar en tu blog !!Me ha gustado mucho el relato, que sea el Viernes Santo le da un morbo especial y apuesto el cuello a que la doña en realidad estaba liada con el cura, como en el Pájaro Espino.
Deberías hacer la segunda parte, es verdad , mucha suerte y muchos besos.

Alma ha dit...

Jo, con lo cotilla que soy y ...como me voy a quedar sin saber que pasaba ahora que ya me mordí las uñas

:D

Un beso, mucha suerte

San ha dit...

Sembró la duda y ella le corroe el alma, nos dejas con el interrogante de lo que pudo encontrar y de lo que pudo pasar. Ligero de leer.
Suerte y a por todas.
Un abrazo.

ibso ha dit...

Tu historia merece una continuación. Mis felicitaciones por este relato que genera tantas posibilidades.
Un abrazo
ibso

Montserrat Llagostera Vilaró ha dit...

Hola tocaia:
Encare que no llegeixis el meu comentari si estas de vacances, paso a donarte la enhorabona per aquest relat.
Una abraçada, Montserrat

Montserrat Sala ha dit...

Hola a todos y a todas: Ya estoy de regreso de mis vacaciones. Gracias a todos por vuestros comentarios tan cariñosos igual que bien recibidos. Me ha sido del todo imposible de conectarme a la red. Pero prometo contestaros a todos.

sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA