dimecres, 14 de maig de 2014

PATIOS VECINALES Y OTRAS MENUDENCIAS



Tiempo de patios.-
Es ahora en primavera cuando la gente de aquel patio comenzaba a vivir puertas afuera. Empezaban con el aireado de las ropas gruesas de cama, luego el sacudido de los cojines i los cantos de Doña Vero, que se tenia por una cantante de zarzuela, porqué, en algún tiempo, y de esto hacia mucho, habia cantado en un coro. El griterio de los niños una vez que la temperatura, lo permitia, no cesaba hasta bien entrada la noche. allí corrian subian y bajaban, se daban unas buenas palizas y al dia siguiente, tan amigos, ni se acordaban de nada., aunque algún porrazo se luciera bien a la vista.
 Los vecinos nuevos eran observados hasta conocer todos sus tics, sus costumbres, hasta el dia que les daban el visto bueno y los invitaban a compartir unas sardinas asadas.  Tosdos sabian de todos. Era difícil guardar un secreto entre aquellas paredes delgadas, ventanas que apenas cerraban, i puertas que en verano se convertian en cortinas. El murmullo que generaba la vida, (trasiego de gentes, caballerias, perros, gatos y canarios, escondia alguna cosa que pudiera ser un poco mas intima). Alcahueteria???...
Si también la habia, igual que piques i envidias. Pero simpre ganaba la tolerancia y respeto.
Los patios se acabaron, pero: ¿porqué? ¿es mejor vivir, lo de ahora que no conoces ni al vecino de la puerta de al lado? ni al de enfrente? Tanta independencia, no es sana. Si no conoces al vecino dificilmete le podrás ayudar.Y si es al contrario,¿quién te ayudará a ti en un momento de apuro??? .Yo no he vivido en un patio jamás, pero si que hace treinta  años que vivo, en un lugar donde nadie se  preocupa por nadie. Ni no conozco a ninguna vecina y estoy segura  que dormimos varias a menos de 200 mts. en línea recta, y si nos conociéramos, quizás congeniaríamos. Y renunciar a tener buenas relaciones vecinales esa una cosa que no soporto. Tener la compañia de una buena amiga, cerca, una confidente fiel, es un lujo.  Y esto ahora, con nuestro estilo de vida, no se dá.





Respondiendo una sugerente idea de Maria José Moreno, del blog "Punto de encuentro"


38 comentaris:

Isabel Martínez Barquero ha dit...

Llevas razón, Montse. Vivimos sin conocer al vecino, sin mirarlo, sin saber cómo se llama, a qué se dedica... Antes no pasaba así. Recuerdo en mi infancia que no era así: los vecinos se trataban, se reunían de vez en cuando y echaban unas risas. Pero todo eso se perdió.
Un beso enorme y mis deseos de que estés mejor de esa lumbalgia mala que te tomó por asalto.

Mari-Pi-R ha dit...

Es lamentable pero es así, ni conocemos el nombre de los vecinos, ni menos nos frecuentas y apenas el saludo se tiene, por aquí es bastante corriente esta situación.
Es bueno recordar para ser cocientes.
Un abrazo.

casss ha dit...

Cuánta verdad y cuánta añoranza.Los patios, los bares, los barrios que van desapereciendo como lugar de encuentro, de intercambio, de permeabilidad necesaria para enriquecernos en el mejor de los sentidos.


un fuerte abrazo, con ganas de encontrarte en un patio y conversar.

Neogéminis Mónica Frau ha dit...

Vivir en un sitio así, tan cercanos y vitales, seguramente mejoraba la calidad de vida, al menos la solidaridad, aunque sin duda también tendría aristas indeseadas. Muy buen aporte juevero!
=)

Ester ha dit...

Aquello de: " Mas vale un vecino en la puerta que un pariente en Mallorca" ha pasado a la historia, una lastima. Abrazos

Tracy ha dit...

Justo ese era el ambiente del patio, una prolongación de la familia. como ahora no tenemos patio lo hemos cambiado por internet Los tiempos...

Juan L. Trujillo ha dit...

He vivido la solidaridad de la casona con patio empedrado, donde todos los vecinos se conocían y ayudaban.
Y nada es más valioso que esa convivencia, aunque por ello hubiese que perder intimidad.
Y recuerdo emocionado, la manera de compartir, de aquellos que apenas tenían nada.
Hoy, ni siquiera sabemos que decir en el ascensor.
Un abrazo.

Fabián Madrid ha dit...

Vivimos en la sociedad de la comunicación y de la incomunicación.
Besos.

emejota ha dit...

Es lo que conlleva el concepto de hacinamiento, lo vivo en lugares donde el índice de población es alto. Sin embargo en Denia, en invierno, somos cuatro gatos y le pegamos a la sin hueso a las primeras de cambio. En la aldea de Asturias ocurre lo mismo, vaya y en Majadahonda, que no deja de ser un pueblo.... ciudad dormitorio, aún quedan resquicios de la buena convivencia.
Has pegado un buen repaso a la sociedad actual. Besos.

Cecy ha dit...

Cuanta verdad, hoy con nuestros vecinos, poco y nada nos conocemos. Acá y supongo que no sera muy diferentes a otros lugares, la inseguridad, los robos y muertes, hacen que uno desconfié de todo.
Que triste, verdad?

Se añora los patios.

Un abrazo :)

juliano el apostata ha dit...

echo de manos no los patios, sino las noches de tomar el fresco. más o menos como tú cuentas...
ya no conozco a mis vecinos. una pena.
medio beso.

Maria Jose Moreno ha dit...

Yo recuerdo a los vecinos de casa de mis padres con mucho cariño, luego como bien dices eso se ha ido perdiendo y no se comparte nada, con dificultada te saludas y la anomia nos hace alejarnos aún más unos de otros.
El patio que nos retratas era un lugar de convivencia, a veces lo echo de menos.
Gracias por participar.

Juan Carlos ha dit...

He comentado alguna vez que conzco mejor a mis amigos virtuales (incluso a los que no conozco en persona) que a mis vecinos. Muchísimo mejor, con vosotros comparto comentarios con frecuencia, escucho vuestras ideas y vosotros las mías.
Extraño y antinatural, pero así es.
Besos.

Carmen Andújar ha dit...

Es una pena; pero tienes razón. Se tiene como miedo al otro, y hay una desconfianza que es difícil de entender.
Un abrazo

Alicia Gonzàlez ha dit...

Cada forma de vida tiene su parte positiva y su parte negativa, pero si que es cierto que la indiferencia con la que ahora miramos a nuestros vecino, crea un triste vacío. Besote

Charo ha dit...

Es cierto lo que comentas, pero eso está muy bien si los vecinos son majos y congenias bien con ellos, pero también está el caso contrario, vecinos muy pesados que se quieren meter en tu vida a toda costa. Lo digo por experiencia aunque ahora por suerte ya no es así, conozco a mis vecinos y si nos tenemos que ayudar nos ayudamos pero "cada uno en su casa y Dios en la de todos" como decía mi abuela.
Un beso

Pepe ha dit...

Montserrat, en una entrada que publiqué hace años sobre la vida en las casas de vecinos, comentaba esa estrecha convivencia y ponía como ejemplo que mi madre a la par que amamantaba a un hermano mío amamantaba al hijo de una vecina, ya que esta no tenía leche suficiente. Eso era posible por la fortaleza de las relaciones que se establecían.
Un fuerte abrazo.

Montserrat Sala ha dit...

Los nuevos tiempos, no favorecen en nada al acercamiento entre las personas y por añadidura tampoco favorecen las relaciones familiares. Gracias por entrar y dejarme tu opinión.
Un besazo muy fuerte pero muy dulce.

Montserrat Sala ha dit...

Mary- Pir: pienso lo mismo. Quees bueno mirar atras para ver muestros errores. Muchas gracias por entrar en mi blog. Saludos?

Pakiba ha dit...

Ahora no hay patios esos espacios lo han cubierto de cemento para hacer más casas.
Los patios eran buenos si te llevabas bien con los vecinos pero muchas veces sólo servian para los comadreos.
Particularmente no me gustan los patios.

Montserrat Sala ha dit...

Casss: todos los lugares de encuentro
como són los bares de barrio,los gimnasios y también las iglesias van cerrando puertas. En un mundo, tan intercomunicado, no hay comunicación personal ni individual. Un enorme contrasentido En cualquiera de esos sitos me iria bien hablar contigo, un buén rato. De veras.
Ssaludos

Montserrat Sala ha dit...

Hola Neo: si que es una gran verdad que existen en todos los ámbitos, personas que si pueden hacer el mal, no se lo piensan dos veces. y hay que dejarlos por imposibles y buscarse otro patio. Es lo mas práctico.
Un beso enorme y gracias!!!

Montserrat Sala ha dit...

Ester: Cierto que todos estos refranes, nada tienen que ver con la realidad actual. Gracias por tu comentario, Besos.

Montserrat Sala ha dit...

Tracy: en esto estaba pensando yo. Que ahora tenemos nuestro particular patio: Facebook. Apto para el que le guste.
Muchas gracias por entrar de puntitas, y no despertar a nadie.

Montserrat Sala ha dit...

Juan L. Trujillo: Antes todos éramos muy pobres, y existía la solidaridad y la ayuda a los que tenian menos que uno mismo.
SE perdia intimidad, pero se ganaba en humanidad y educación. El escensor se nos queda grande.

UN SALUDO MUY ENTRAÑBLE

Montserrat Sala ha dit...

Fabián, yo creo que utilizamos la comunicación, para incomunicarnos. que ja és decir......
Saludos imperecederos.

Montserrat Sala ha dit...

Emejota. No he querido dar un repaso a nada,(pobre de mí) pero las cosas son como són y me he limitado a exponer mi punto de vista. GRacias por tu visita, guapa!!!

Montserrat Sala ha dit...

Querida CECY: Vivir en un patio de vecinos no tiene que ser malo por si mismo. Aquí como en todos los sitios se habla de muertes, robos y demás. pero la verdad es que estamos tranquilos. todo pasa lejos tan lejos...yo no percibo inseguridad alguna. Gracias y hasta la próxima.

Montserrat Sala ha dit...

Juliano: No echar de menos los patios, y añorar los buenos ratos que nos ofrecian debe de ser una ironia del destino.
Nos hemos quedado sin poder echar risas ni lloros. ahora solo estamos rodeados de cemento y gente anónima.

Recojo tu medio beso y te remito el mio la otra mitad,
Gracias por comentar

Alfredo ha dit...

Reivindicativo texto, pero de difícil trascendencia. Hoy las cosas son así, no en todos los sitios, pero en la mayoría del mundo "civilizado" sí. Y evidentemente es porque no hemos querido hacerlo de otra manera.
¿Estamos a tiempo?
Besos

Montserrat Sala ha dit...

Gracias tí Mªjosé Moreno, por tu comentario, que me ha parecido que también aquejas de añoranza de unos tiempos con mas humanidad.

te envio un fuerte abrazo.

Montserrat Sala ha dit...

Juan Carlos: digo lo mismo que tú. Cuando abro el ordenador es como si abriera la ventada de mi patio, y que saludo a todos y todos me saludan
Es así felizmente.
Gracias por venir a mi blog, a darme
las buenas noches.
Saludos amigo

Montserrat Sala ha dit...

Hola Carmen: Lo has expresado correctamente,y no saba cuanto te entiendo.
Gracias cariño por pasarte

Montserrat Sala ha dit...

La indiferencia,este es el quid de la quesión. no nos importa un comino la vida del otro. ES grave.
Saludos cordiales, Alicia.

Montserrat Sala ha dit...

Muy cierto en todo lo que dices.Tengo amigos qe se han tenido que mudar,peo haber surgido problemas insalvables con sus vecinos
Un beso y un abrazo,muy cálidos Charo.

Montserrat Sala ha dit...

Pepe: esto que cuentas ocurria mucho entre las personas de familiss sencillas. mi padre de procedencia rural recibó esta maná de vida, de una vecina. Con ells y su hijo se establecieron unos lazos muy fuertes de amistad y cariño. Saludos-

Montserrat Sala ha dit...

Pakiba: Tienes razón amiga. No simpre las cosas buenas son ideales para toto el mundo. Gracias por tu visita. Un abrazo grande.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Alfredo Segun esta teoria, todo lo malo que ocurre en el mundo, es así porqué, lo hemos querido. Yo no lo veo como tú. DE todas formas muchas gracias por dejarme tu opinión.
Saludos.

sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA