dijous, 28 de juliol de 2011

EL NOUS ESTABLIMENTS DE GELATS


Amb els canvis socials, també les costums, els horaris, i els establiments es van modificant, y sense adonar-nos’en, es van renovant els paisatges, als centres de compres i als carrers mes comercials, dels pobles o les ciutats. Els nous establiments, neixen, d’un dia per l’altre, com els bolets fan al bosc en plena tardor. I allà on hi havíe, una botiga de objectes de regal, llistes de noces, i mobles auxiliars, allà hi ha una geladeria, oberta quasi les 24 hores seguides. A més son tan grans i tenen tan sortit de gelats, que un quant s’hi atura, nos se sap pas que escollir. El mostrador pràcticament al carrer; la questió qu'el client no s’hagi d’estorbar en entrar. La tria pot durar una bona estona, perqué no acabes de seguir amb la vista tot el sortit que tenen. No cal cadires, ni taules, tot molt practic. El client, primer paga, fa cua ticket en mà, i per fí l’hi arriba el formòs gelat que ha comprat. Fins ara tot bé, L’hi dònen una boleta o dos dins un cucurutxo de galeta, que sempre es més petit que la bola, perqué tingui la sensació, de que es més ple del que és en realitat. I senyors i senyores, molt tocats i polits, surten al carrer llepant el gelat que els hi besa per tot arreu, i uns passos més enllà, ja porten els vestits tacats i el maquillatge fets una pena. La canalla i el jovent, son els que en gaudeixen més. A ells no els preocupa pas embrutar-se. Ja hi van quasi sempre!

Tota aquesta posta en escena, la tenim fins les acaballes del mes d’octubre, que llavors tanquen una setmaneta per transformar el negoci en una creperia. I la gent ho espere com les ánimes el bé. Tornem a començar el ritual: tampoc tenim ni cadires ni taules, convé que el client pagui de seguida i s’en vagi.
més asèptic i impersonal, ja no ho pot ser. Ni negoci més net per l’empresari tampoc. Doncs bé ara es la moda, no sé si durarà o no, però el public en general, l’ha acceptada i tan els hi fá tacar la roba, o llepar un gelat en plena via pública, sense cap pudor, ni vergonya. Jo que soc de muntanya amunt, però, en aixó em fa una mica de yu-yu, i si vull menjar gelat que m’agrade, i força, entro en un establiment, m’assec en una taula i deixo que em serveixin amb plat cullereta i tovallò. I quin plaer! A mes reposo una mica, i no pago gaire més.

17 comentaris:

Eastriver ha dit...

Mica en mica et vaig coneixent una mica més i gairebé res se'm fa extrany. Com em va agradar de parlar amb tu l'altre dia, benvolguda Montserrat. I aquest parlar lleidatà, que tant em recorda els meus propis costums familiars. Però alhora aspectes de la teva vida que fan que pensi que ets una dona d'empenta (d'una edat estupenda... com deien les Teresines per la tele). Sí, ets una dona d'empenta, valenta i decidida. Ets aquest dona que es para a prendre's un gelat i observar la vida, efectivament. Però també la dona que no para quieta i que sap que la vida és això: afectes familiars i amicals, i aprofitar el moment. I ser valent. No deixis mai el bloc, Montserrat, perquè en aquestes paraules teves la gent hi descobreix les ganes de viure i això és sempre un exemple necessari. (Envia'm el relat que em vas dir, si vols... m'agradarà llegir-lo)

Abuela Ciber ha dit...

Yo concurro a heladerias con mesitas, sillas o con lindos bancos comodos para sentarse y saborear un buen heladoooooooo.
Pero bueno la vida moderna lleva a que las personas adopten la prisa hsta en sentarse a saborear un buen helado.

Cariños

Montserrat Sala ha dit...

Caram Ramón, ets molt matiner, en dir floretes a les senyores. Gracies moltes, maco, jo també vaig, gaudir de la xerrada.
La meva generació, ha viscut molts canvis estructurals, i socials, i didría que han hagut de patir unes situacions que que els ha fet gen valens, i agoserats. No es cosa meva, nóooo.
La informatica, la electrónica, han portat a la vida cotidiana de tothom, uns habits, tan ràpits que ho t'has posat al dia, o ets persona, inutil. Cal apendre i resituar-se continuament, i de vegades no ens hem sortim com voldríem.
tú tampoc has de deixar, el bloc, que llegixo amb verda
der plaer. Les teves lliçons amb asumptes de politica,els llegeixo sempre, sempre. Fins que tu vulguis, reb el meu respecte, i estiimació

Montserrat Sala ha dit...

Abuela Ciber, tú también tomas un heladito, viéndolas venir. Comprendo que haya personas que to tienen tiempo de sentarse, seguramente las que más. Y de esto se valen los negocios. Así que estamos como siempre. habra que dejar a los que diponen de mas tiempo, que lo tomen sentaditos, y los que no puedan o no quieran, que lo tomen cuando les apetezca. Tu comentario muy oportuno. Gracias!

mariajesusparadela ha dit...

Pues yo tendré que contradecirte en eso de que es una costumbre moderna: cuando yo era niña los helados los vendía un carrito callejero. No sé si alguien más lo recordará. Fué más tarde cuando las heladerías se igualaron a las cafeterías. Pero, el principio del helado fue un carrito que rodaba por las calles. Y en a calle se comían.

Jose Vte. ha dit...

Si quieres que yo me vaya más aun a la lejanía, Montserrat, te diré que aun recuerdo cuando el heladero iba por las calles anunciando su producto, con un carro de madera con ruedas en el que habían dos envases grandes de acero inoxidable. Le pedías el helado de chocolate y/o nata, y con aquellas pinzas en forma de cucharón que sacaba de un envase con agua, te daba una buena bola de helado subida en un enorme cucurucho (este si que era más grande el cucurucho que la bola).
Creo que nunca he probado helados tan buenos como aquellos, seguramente era porque entonces los comíamos muy de tarde en tarde y el recuerdo hace el resto.

Un abrazo

Luis G. ha dit...

Que buenos eran los helados de antes, amiga Montserrat. Pero los de ahora también estan bien. Y los que se compran en los super. Pero en una terracita, con un helado, una horchata o una cerveza, saludando a la gente del pueblo, se pasa bien y las tardes son más relajantes cuando el sol busca su retiro.

Así es el verano. Que lo disfrutes felizmente.

Un abrazo,

Luis.

Neogeminis ha dit...

Lo de comer el helado por la calle lo entiendo y de hecho, por aquí es una opción bastante usual, lo de los creppes, mucho menos. Eso debe resultar un "enchastre" total! jejjee
Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero ha dit...

Como señala María Jesús, en el pueblo de mi padre, cuando yo era niña, los helados los vendía en unos carritos con ruedas que movían de un lado para otro. "El chambilero", se anunciaba a voces al pasar por la puerta de las casas. Y salías emocionada a comprarte un "chambi", poca variedad (limón granizado, horchata y mantecado entre dos galletas planas), pero eran exquisitos
En Murcia, sin embargo, existían heladerías con sus mostradores, sus mesas, sus sillas y sus terrazas en la calle. Muy ricos también, pero no tenían tanto encanto como los "chambis" del pueblo.

Montserrat Sala ha dit...

MªJesús: No ten

Encarni ha dit...

En mi pueblo todavía hay un heladero de esos que habláis, que va en un carrito con ruedas. Vende cucurruchos con bolitas de fresa o vainilla, buenisimossssss, y la limonada estupenda. Yo cada año que voy con mi hija, hacemos cola y le compramos a Arturo helados o limonadas, después nos sentamos en el parque o en el paseo marítimo y con el fresquito del mar me siento como una niña de nuevo. Ainnsss me voy a la playa Monserrat, ya mismo.

Un beso y que pases un buen verano.

Montserrat Sala ha dit...

Hola MªJesús. Ayer he intetado por 3 veces mandarte mi respuesta, pero no me fué posible. Cuando la tenia escrita. me desaparecia.
mas o menos te decia, que habia visto nunca ni tan solo había oido hablar de ellos. Teniamos eso sí, repartidores de hielo, para las antiguas neveras. teníamos tambien, los quiscos de venta de churros y de patatas fritas y en la fiesta mayor. saludos, y gracias por tu rectificación.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Vicente: Esos carros de helados, creo haberlos visto en películas españolas muy antiguas, pero tal como le comento a Mª Jesús,yo no los vi nunca, y por lo que dices, eran buenísimos. Que lástima de no haberlos podido probar. Agradecida por tu aportación.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Encarni: Pues si tu todavia los puedes probar, tendre qeu bajar a tu pueblo, porque yo nunca los vi. Y ahora que recuerdo, en ilustraciones también los he visto, pero en mi pueblo, jamas los hubo.
gracias tambien a tí por tu aclaración, y por el comentario.

Montserrat Sala ha dit...

Lluís g. Desde luego que poder disfrutar un bune helado, como tu dices, al caer la tarde, es una de las pequeñas cosas, que nos hacen felices.
Gracias por tu visita, Luís.
Saludos!

Montserrat Sala ha dit...

Neogéminis: Si lo de los crepes, es mucho mas engorroso, sobretodo si estan bien rellenos, algunos sitios dan un platito y un tenedor todo de plástico, y servilleta de papel.
gracias por visitarme, y por tu comentario, amiga
Monica.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Isabel: tu también estabas en el pack de repuestas que se me borraron ayer. por eso te has quedado la última. en mi mente la idea que ya te habia respondido.
Mas o menos te decia que en tu caso, ya era rizar el rizo, con el nombre del quiosquillo, "Chambilero", y sus sabrosos productos:"chambis"
pues no está nada mal. ahora me doy cuenta de lo atrasados que estábamos en mi pueblo!
Gracias por tu comentario.
Un beso.

sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA