dijous, 20 de maig de 2010

LA VANITAT

No sé perque he triat de parlar d’aquest tema habent-ho fet ahir de la humilitat. Déu ser perque les dues acaben amb “at” igual que,pasiviitat, posibilitat, curiosotat ò fogositat.
La vanitat es potser la antítesis de la humiltat, però no arribe a ser tan cruel ni tan demoledora com la soberbia. Es podríe dir que es un “pecat” dels considerats menors. Una noia guapa pot ésser vanitosa i gens orgullosa, per ejemple. Potser que la vanitat es dongui només amb gent jove que es vanitosa per la seva bellesa, física, pel séu exit amb les persones del sexe contrari, o simplement perque ha estrenat un cotxe. En tot cas sempre es un sentiment passatger, penso jo. Una persona jove i vanitosa no es mai sencilla, ni propera, pero en cambi por ser humana, alegra i poc envejosa. si la vanitat s’acumule,llavors ja tot es una cosa diferent. L’orgull aflore per un alt concepte de les própies qualitats o merits, acompanyat d’un desitg excesíu de fer-se notar i lloar per els altres. I aquí ja no s’hi a d’arribar si es posible.
Cal que passin els anys, que comencin a sortir ells primers signes de senectud i deterior. En la decadencia física tovarem com el vanitòs ò vanitosa, canvíen ràpidament el xips. S'esfume tot el concepte que teniem de la vanitat.

19 comentaris:

Mª Teresa Alejandra Francesca ha dit...

No hay nada mejor que las gentes sencillas y humildes, a las otras las quiero bien lejos.

Un abrazo

Maite

Montserrat Llagostera Vilaró ha dit...

HOLA TOCAIA:

SI DEVEGADES PERSONES QUE HAVIEN SIGUT VANITOSES LA VIDA ELS HI DONA UNA CURA D´HUMILITAT.

FINS I TOT HA PASSAT EN LA VIDA DELS SANTS.

UNA ABRAÇADA TOCAIA, Montserrat

Higorca Gomez Carrasco ha dit...

Mira ya que estoy aquí te cuento, la humildad es difícil, muy difícil, dificilisimo de encontrar, hace un momento he podido leer en otro blog de una amiga nuestra la misma pregunta, la misma cosa y digo ¿Quien es humilde? ¿Quien no tiene vanidad? El o la que este libre de culpa que tire la primera piedra.
Un fuerte abrazo

Luis G. ha dit...

Siempre debemos tener presente de no pasarnos en muchas cosas, en nuestras actitudes y formas de vida. Los excesos son peligrosos, como el exceso de la vanidad. Pero, como muy bien comentas, a veces es necesario, porque hacen crecer nuestros estímulos hacia equilibrados logros personales.

Un abrazo.
Luis.

Montserrat Sala ha dit...

Maaria Teresa Alejandra Francesca: Haces bien amiga de no querer tratos con las gentes engreidas
y orgullosas. Por supuesto que si. Pero si las alejamos de nosotros, entonces somos nosotros los culpables de que no aprendan a ser de otra manera.
Hay que educarlos!!!

Montserrat Sala ha dit...

Montserrat LLagostera: Que t'he d'explicar jo que tú no sapigues. Gracies amiga pero la teva fidelitat

Montserrat Sala ha dit...

Pues mira menos mal que estabas por aquí, sinó no me cuentas nada, Higorca. I yo lo necesito. Necesito de tus comentarios de tu calor, y de tu amistad. Gracias por ofrecerme este enorme placer.

Montserrat Sala ha dit...

Luis: que hombre máas comedido y buena persona que eres. Un montañero de los pies a la cabeza. Un gran señor de las cumbres i de las praderas. Gracias amigo.

Rosa Cáceres ha dit...

La vanidad es un fuego fatuo, no sirve para nada.

Rosa Cáceres ha dit...

POr cierto, muchas gracias por el acróstico que me has dedicado, halaga...mi vanidad.
Pero Dios me libre de ser vanidosa, amiga mía,

Montserrat Sala ha dit...

No ha sido heho para la vanidad. Ha estado pensado, para una buena amiga que hacia tiempo que no leia, y como desagravio. Gracias por tus amables palabras. Un saludo grande i acróstico

Neogeminis ha dit...

La vanidad suele ser consecuencia de sentirse superior, mejor que el resto. Quizás desde chicos, los vanidosos fueron alentados en la idea de que alguien "popular", "lindo", reconocido por algún aspecto sobresaliente logra alcanzar mayores objetivos que el resto, pertenecientes a la masiva mediocridad de los "comunes" que pasan desaparecibidos. Pero para que halla vanidosos tiene que haber (creo yo) quienes los alaben y les toleren sus desplantes, quienes vivan pendientes de sus caprichos y opiniones, aunque, pensándolo bien, muchos sólo necesitan de un espejo para ensanchar su ego! jejejeje

Un abrazo.

Jan Puerta ha dit...

En Nietzsche va dir en certa ocasió…
“El que niega su propia vanidad suele poseerla en forma tan brutal, que debe cerrar los ojos si no quiere despreciarse a sí mismo”
A vegades havia escoltat un antic refrany Castell que diu:
“Vanidad exterior es indicio de pobreza interior”.

En fi… Una abraçada.
Per cert acabo de enviar-te un correu.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Jan: Estic d'acord en totes dues frases. La d'en Nietzche, es potser mes veritat, perque jo crec com ell que tots en som una mica de vanitosos. Una encaixada de mans ben forta. Y gracies per TOT.

Montserrat Sala ha dit...

Noegemenis, Neogenimis, Noemegines. jajaja!!!
Antes de dirigirme a tí, siempre he de mirar dos o tres veces tu nombre. Supongo que para tí debe ser todavia peor, con mi catalan.
Me ha gustado mucho tu comentrio. Tiene sentido i es una gran verdad que se suele ser vanidoso desde a escuela, El cabecilla, el listillo el lider de grupo... Por ahí se empieza, creo yó.
Gracias amiga mia, por tus certeras opiniones.

Anna Jorba Ricart ha dit...

Si veo venir la vanidad y la arrogancia...me doy la media vuelta para huir....

Montserrat Sala ha dit...

Si, Rosa, la vanidad va indefectiblemente unida a la arrogancia, esto es lo peor que tiene. Gracias por tu opinion y por tu fidelidad.

conxa ha dit...

O cambian el xip al llegar a la madurez o se sientes desgraciadas,muy desgraciadas....y si pueden se van al cirujano (jejeje)
La vanidad en pequeña cantidad,como todo,pude ser buena, pero casi siempre deriva en orgullo.

(espero volver a la normalidad pronto)

Montserrat Sala ha dit...

Conxa, Gracies per les teves paraules, que tan m'agraden rebre. ûltimament t'has fet fonedisa.
T'espero amiga amb els braços oberts.

sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA