dijous, 22 d’octubre de 2015

CUENTOS Y REFLEXIONES JUEVERAS

chantaje  emocional.

¿Quien no se ha visto en un momento de su vida chantajeado y coaccionado por alquien al que adoramos? Sin miedo a equivocarme,  yo afirmaria que todo el mundo de una manera más o menos subtil, cariñosa y educada, lo ha percibido. Porque empezando por nuestros hijos que són sin lugar a dudas nuestros primeros chantajistas  y continuando con nuestras parejas, no paramos recibir presiones de todo tipo.
Muchas veces se disfrazan como transaciones y pueden hasta compararse a un simple intercambio de favores. la dinámica de la conviencia lo impone. Todos los que creemos ser  honestos, también somos sin escepción chantagistas profesionales.Desde la más tierna infancia, osea bién jovenes empezamos a chantajaer emocionalmente a nuestros progenitores. Lloramos y  berreamos hasta lo indecible para que nos saquen de la cuna. Ua vez en los brazos de mamá, se acabó el problema Pues así empezamos todos y así seguiremos hasta los tiempos más lejanos, desde el dia de hoy. Y si Diós no lo remedia, asi continuaremos por los siglos des los siglos, porque este mercadilleo de emociones es consustancial al ser humano.

34 comentaris:

El Demiurgo de Hurlingham ha dit...

En el sentido que lo plantes, está bien, es inevitable y puede ser que sea parte esencial de las emociones. Y es posible que se de en forma simultanea, que hay intercambios de chantajes emocionales de esa clase.

Sindel Avefénix ha dit...

Hay algunos que surgen desde la inocencia, como la de los niños a sus padres, pero otras son bien intencionales y siempre se aprovechan del otro, que sin darse cuenta cae en las redes y se deja chantajear.
Un beso.

San ha dit...

Pues totalmente de acuerdo Montserrat, de una forma u otra ¿quien no ha hecho aunque sea de forma "discreta" ese chantaje emocional?
Un abrazo.

Ester ha dit...

Voy leyendo "chantajes" pero no había pensado en el de los niños, esos grandes extorsionistas. Un buen punto de vista. Abrazos

Tracy ha dit...

Por desgracia están a la orden del día, y los niños son unos maestros en este arte.
Un besote

Mirella Denegri ha dit...

Tienes toda la razón..desde la cuna sabemos utilizar el sufrimiento ajeno a nuestro favor...pero lo que importa es aprender a ganarse las cosas sin tener que utilizar ese ardid....es horrible ver como algunas madres (también padres) utilizan a sus hijos bajo el precepto de "...yo que te di todo..! " que me sacrifique por ti.." ..se supone que nosotros los padres tenemos hijos porque lo queremos..nadie nos obliga...los cuidamos por amor..no e obligación y así un día cuando se van debemos aceptarlo sin ponerles trabas...
Un beso juevero..

Pepe ha dit...

Estoy de acuerdo contigo en que todos somos un poco chantajistas en algún momento. Tal vez la clave esté en el daño que esa manipulación recibida sea capaz de hacernos. Hay pequeños chantajes emocionales que más bien producen ternura que otra cosa. Son casi un juego aceptado por ambas partes. Otros no, otros son dañinos y son capaces de anularnos.
Gracias Montserrat por estar en mi convocatoria.
Un fuerte abrazo.

Jenofonte ha dit...

Es algo difícil el tema, porque la palabra "chantaje" se asocia más bien con un abuso, con un delito incluso. El chantaje emocional puede ser peor a veces, cuando la persona chantajeada es manipulada sin compasión.
Pero el otro "chantaje", ese que va asociado al cariño, el que se da entre padres e hijos, por ejemplo, puede ser bien aceptado. ¿Por qué? tal vez porque nos hace sentir que somos necesarios. Puede ser que algunas veces nos guste ¿inconcientemente? ser "chantajeados" por los niños, porque nos permite sentir que hay una relación cercana, hasta una especie de complicidad, posiblemente.
Todo depende, pienso, de la manera como se hacen las cosas, si se hacen con maldad, son malas, pero si se hacen con bondad, con un buen propósito, estarán bien.
¡Cuántas cosas hacemos! Si decimos a un hijo, por ejemplo: "Si no ordenas tu pieza no hay permiso" ¿qué hacemos? ¿chantaje? ¿coacción? ¿amenaza? todas malas palabras, pero como lo que hacemos lo hacemos con amor... pasan...

Alma Baires ha dit...

Todos hemos estado en ambos lados, victima y verdugo.

Un beso.

* ha dit...

Yo diría que desde el mismo momento en que nuestra madre sabe que hemos sido engendrados empezamos nuestro chantaje... Ella, con la excusa de antojos :-) y la causa ya somos nosotros... Y así seguimos hasta el fin del fin, como tú dices.
A veces es un hecho inconsciente, involuntarios, innato, sin malicia... Luego, se va aprendiendo y se convierte en un arte, en una arma que puede llegar a destruir y a autodistruir.

Un beso enorme.

Pakiba ha dit...

Hola juevera, de un modo u otro siempre tenemos a nuestro lado alguien que sin querer o queriendo nos "chantajea"o abusa de alguna manera.

Abrazos

Juan Carlos Celorio ha dit...

Es cierto lo que dices y en la reflexión primera que me surge tras leerte me ha surgido una reflexión, así a bote pronto, porque creo que quienes no hemos sido chantajistas somos más anárqucos y quienes lo han sido tienen más grabado el concepto de jerarquía.
No sé, pensaré en ello.
Besos, querida amiga.

pikxi ha dit...

Es verdad chantajear está en nuestra naturaleza, lo hacemos a veces sin darnos cuenta. El problema surge cuando ese chantajeo se convierte una constante en tu vida.
Un saludo.

Neogéminis Mónica Frau ha dit...

Visto desde ese ángulo, podría considerarse un chantaje, cierto, pero también como intercambio sano, como imprescindible sustento para aprender a vivir, queriendo y arriesgando.
Un abrazo

MOLÍ DEL CANYER ha dit...

Bueno yo creo que eso del chantaje se va aprendiendo, que lo que lleva a un pequeño a llorar en un principio es la pura supervivencia y la necesidad de contacto humano. Despues son los padres los que van abriendo la posibilidad del chantaje o no. Los pequeños solo aprenden a traves de lo que ven. Abrazos.

MOLÍ DEL CANYER ha dit...

Bueno yo creo que eso del chantaje se va aprendiendo, que lo que lleva a un pequeño a llorar en un principio es la pura supervivencia y la necesidad de contacto humano. Despues son los padres los que van abriendo la posibilidad del chantaje o no. Los pequeños solo aprenden a traves de lo que ven. Abrazos.

MOLÍ DEL CANYER ha dit...

Bueno yo creo que eso del chantaje se va aprendiendo, que lo que lleva a un pequeño a llorar en un principio es la pura supervivencia y la necesidad de contacto humano. Despues son los padres los que van abriendo la posibilidad del chantaje o no. Los pequeños solo aprenden a traves de lo que ven. Abrazos.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Demiurgo: yo creo que sí, en lo personal y afectivo hay siempre intercambios de chantajes emocionales. Gracias por tu comentario. Que tengas una semana muy feliz.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Sindel: hay tatas clases de chantajes emocionales, que es imposible pensaren todos. Los inocentes y los que no lo són; los intencionados y los que están hechos con malicia. En fín querida, hay par todos los gustos.
TE deseo una semana extraordinaria y te doy las gracias por comentar.

Montserrat Sala ha dit...

Buenas noches amiga San: Estamos las dos en sintonia. Así que huelgan palabras. Un beso y un deseo: que pases una semana brillante en tu trabajo, armoniosa en tu famlia y conmucha salud.

Montserrat Sala ha dit...

ESter: cuanta verdad encierran tus palabras, Grandes chantajistas són todos los niños. por es un gusto dejarse chantaejear por ellos. ¿Verdad?
Gracias por darme tu opinón. Muchos besines.

Montserrat Sala ha dit...

Tracy: Los niños són mas listos que el hambre y saben perfectamente cuando es el momento de hacer chantaje emocional. Feliz semana y gracias!

Montserrat Sala ha dit...

Mirella Denegri: esto que tu apuntas, seria lo ideal; pero ni los hijos ni los padres cumplen estos requisitos y utilizan a su favor,el chantaje emocional.Un ardid muy viejo, y qeu casi siempe da buenos resultados.
Muchas gracias por dejarme tu comentario. Recibe un abrazo grande.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Pepe: Ha sido un lujo poder participar, en tu semana,con un tema tan interesante. Y tienes mucha razón en que hay que diferenciar, los dos principales motivos de hacer chantaje emocional. Los que están perpetrados por adultos con la idea de herir, éstos són secillamente deleznables.
Gracias y mucha salud, amigo.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Jenofone: AMÉN!!!

estoy por completo de acuerdo contigo. Si señor!
Muy agradecida por tu visita, y te envio un saludo especial y cariñoso.

Montserrat Sala ha dit...

Así es Alma: por lo menos en la parte mas amable de la extorsión emocional. Muchas gracias por pasarte amiga. Salud.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Arterisco: Yo creo qeu has ido muy lejos a buscar los orígenes de nuestra capacidad chantajista, pero a lo mejor tienes razon. Gracias!
Un abrazo y mil besos.

Montserrat Sala ha dit...

Hola Pakiba: Un gusto recibir un comentario tuyo. Hacia dias que no sabíamos la una de la otra..Y esto o puede ser.Tendremos que ponerle remedio. No te parece??? Besos y hasta pronto.

Montserrat Sala ha dit...

Síi,si piensalo Juan Carlos. Cuando sepas el resultado me lo dices. A mi me ha sido imposible descubrir este enigma.
Gracias por comentar y recuerdos a todos.

Montserrat Sala ha dit...

Muy cierto Pikxi, el género humano es muy complejo, pero el ser chantajedos de cualquier modo -entre personas adultas- no le gusta a nadie. Hay que ser muy cautos y responsables para no hacer chantaeje
emocional a nuestros allegados.
GRacias por tus palabras y recibe mi cariño.

Montserrat Sala ha dit...

Neo: tus palabras siempre son sabias y acallan las malas vibraciones.
Gracias por ser como eres y tener las ideas tan claras. Un abarazo

Montserrat Sala ha dit...

Molí del Canyer: Seguro que esta también es una disciplina que se va aprendientdo como todas las cosas de la vida: Y también se va perfecionando con los años. Cambía pero para mal.
GRacias por tu comentrario y recibe un abrazo.

casss ha dit...

Qué cierto es: alguna vez de un lado y otra del otro lado del mostrador...
Lo malo son los casos extremos, que destruyen sentimientos y relaciones.
Un fuerte abrazo, desinteresamente y sin chantajes, jajaj

Montserrat Sala ha dit...

Querida Casss; Ser bloguera es también una forma de chatajeo emocional. Tu me escribes cosas bonitas y yo te he conestar casi obligatoriamente, sino quiero quedar mal. jajaja!!! Mil besos, y ahora paso a comentarte.

sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA