Pàgines

dijous, 9 de juliol de 2020

LAS HISTORIETAS DE LOS JUEVES

Caminos rutas y senderos.-

Aquel camino era intransitable.. Piedras, barros y zarzales se interponían  entre mis píes y con mis deseos de llegar al final del trayecto. Mas adelante me tropecé  con un sendero estrecho cuesta arriba pero libre de guijarros y de malezas. Y cambié la ruta. Pero el  sendero se iba estrechando, estrechando hasta el momento que no pude andar más.
Madre mía!!! me lamentaba, ¿Como  habré podido embarcarme en este mal paso? Seguro que me  haber equivocado en algún momento de la andada que me he metido entre pecho  y espalda. He de volver. Y así lo hice; y después de tanto sacrificio y sufrimiento y de desandar todo lo andado vi a lo lejos  unas tablas que parecían tener algún escrito que quizas dieran alguna pista. Una decía Camino, la otra Sendero y la tercera Ruta. Decidido y cansado tomé la tercera calle satisfecho y creyendo que por fin había encontrado la dirección acertada. empiezo a andar y otra vez me encontré con avispas, y langostas que tampoco le dejaban caminar. Huyendo de este nuevo infierno, Empecé a correr y poco tiempo después  encontré  un nuevo rótulo o unaa tabla que decía: ROMA.
Había caído en la trampa!!! Pobre de mí, desde toda la vida que he sabido que todos los caminos llevan a Roma.

18 comentaris:

  1. Bueno al menos encontraste sentido al camino ...ir a Roma por senderos y caminos es toda una aventura.
    Un abrazo.

    ResponElimina
  2. Por lo menos, llegaste a Roma. Aunque hubieras querido llegar a otro sitio.. ¡Vaya confusion!

    Muchísimas gracias, MONTSE, por haberte sumado a mi convocatoria.

    Espero que tu brazo esté mejor.

    Beso grande


    ResponElimina
  3. jaja un personaje enredado entre los senderos de sus miedos y pesadillas! una historia bien surrealista. Veo que estás con problemas en el brazo. Que te mejores!
    Un abrazo

    ResponElimina
  4. Ya sabes que los caminos son insondables y los tuyos te llevaron a Roma ¿Con el brazo bueno?
    Te llamé y no me lo cogiste, lo intentaré de nuevo.
    Besitos con todo mi cariño.

    ResponElimina
  5. jaja, muy divertido, si bien angustioso . Muy bien urdido

    Un abrazo

    ResponElimina
  6. Parece que el personaje no tenía más alternativas.
    Un buen planteo para este jueves.
    Saludos.

    ResponElimina
  7. El cansancio a veces nos enreda. Divertido relato
    Un abrazo

    ResponElimina
  8. Todos los caminos llegan a Roma, me imagino que será verdad-

    Saludos.

    ResponElimina
  9. Hola Campirela; Creo que esta vez se me ha idio un poco la olla. Tu sabes mmuy bién que se tienen días malos dias regulares y otros que son peores.
    GRacias por leerme. Un beso

    ResponElimina
  10. Hola Miryam; pues no se si llegué a Roma o a algún otro lugar: porque mira que despistada fui un rato largo. Ja, ja, ja.Ha sido un gusto encontranos de nuevo en los blogs.

    Mi brazo està bien en su cabestrillo, hasta el dia 23 que me quitan.
    Aunque escribo poco te leo casi sempre, sé que sigues con tus paseos decubrieno maravillas y saludando a los amigos que tines por doquier.
    Un fuerte abrazo.

    ResponElimina
  11. Hola Neo: Pienso que es bueno reirse a costa de un personaje creado solo para esto: reirse sin ton si són.
    Gracias por tu lindo comentário. Un abrazo muy fuerte

    ResponElimina
  12. Tracy: Nó, no me fuí a Roma con el brazo escayolado, para más inri. Nos hablamos presto como dicen los menorquinos. Un abrazo de miercoles.

    ResponElimina
  13. Muy oportuno tu ocmentario Albada.GRACIAS AMIGA POR PASARTE. UN ABRAZO Y UN BESO.

    ResponElimina
  14. Buenas Demiurgo: Muchas graCias por tu visita amigo Demi. Celebro que que te haya agradado como lo he planteado.
    Un saludo cordial y afectuoso.

    ResponElimina
  15. Mujer de negro: Gracias por decirme tu opinión que agradezco en lo que vale.
    Un abrazo.

    ResponElimina
  16. Buenas Emilio Manuel: Supongo sera verdad, pero yo no lo he ocmprobado. Es mejor unA frase hecha. GRacias y un beso, amigo. DE codo con codo para no, contagiar ni contagiarse.

    ResponElimina
  17. Excelente final para este agobiado relato en el que el protagonista anda sin saber por dónde. Muy bueno. Besitos

    ResponElimina
  18. La ventaja de que todos los caminos conduzcan a Roma es que es seguro no perderse... por lo menos :-9
    Muy buen final, Monstserrat.
    Un beso :-)

    ResponElimina