Pàgines

dimarts, 5 de setembre de 2017

LOS RELATOS DEL JUEVES

Héroes y Heroínas.

Ibso, mi querido amigo de las Islas del suroeste, nos convoca esta semana con un tema muy jugoso y muy olvidado en la literatura actual.
Voy  a narrar una historia verídica de  un soldado de mi familia  que protagonizó una escapada muy digna de mención: Pero antes me gustaría rendir homenaje a todas las personas que sobreviven con pagas  o pensiones bajísimas, pagando una hipoteca y con niños para mantener. No creo que haya más héroes o heroínas que ellos. Mi admiración  y mi profundo respeto.

 

Historia de un soldado andador. 
La niebla era muy densa, tanto que se hubiera cortado con un cuchillo, -pensó-, pero le vendría bien para su huida que en aquél momento vio como la única salvación: salir del país.  Cruzó el río y subía cuesta arriba a trompazos pues no se veía nada; Entre caída  y caída, remojón y remojón lo que vio al día después, era un sol resplandeciente que extendía toda su luz y calor por los prados verdes franceses. Notó que era ya tarde pero se sorprendió de encontrarse en un lugar tan tranquilo sin un ser viviente a su alrededor.  y que nadie le hubiera visto. Respiró aliviado y se puso a pensar como y qué era lo que tenia que hacer. Pero de pronto oyó  un ruido de gentes del otro lado de la colina.  Le pareció que eran tropas, y se escondió detrás de unos ramajes en espera de verlos pasar. A sus ojos apreció un buen número de soldados, bien ordenados y limpios como si fueran a una boda. con unas botas altas y brillantes. Alemanes!!! -se dijo- y entonces se dio cuenta que estaba bastante adentrado en territorio francés. Y siguió caminando noches enteras como un galgo, (era alto delgado con piernas fuertes) y descansando por el día, Vio asimismo los campos de concentración, en donde encerraban a los españoles que habían emigrado antes que él. Decidió que no se entregaría, por las buenas y siguió caminando. Atravesó fronteras y leyó letreros imposibles de descifrar, pero empezaba a cansarse de vivir tanto tiempo a solas y sin ningún rumbo.
Un buen día, decidió volver a casa. Confiaba que la contienda estaría ya liquidada y que si lo cogían pues…mala suerte! iría a prisión un tiempo y después para casa.
Así lo hizo. Hambriento, andrajoso, sucio, barbudo y sin zapatos, emprendió el regreso. Se había olvidado de los días que había estado caminando. 

La vuelta se le hacía interminable en aquellas condiciones. Los pies se llagaron i los tenia que envolver con trapos que robaba de algun tendedero que le venia al paso sin ser visto. Una noche viendo una luz de una casa de campo, decidió entregarse a ellos. Peor ya no lo iba a pasar. Temió asustar aquellos granjeros  pero fuere como fuere, por fin llamó a la puerta.
El dueño de la casa levantó el farol que tenia en la mano, se restregó los ojos y lanzó un grito  de júbilo que se podía oír a tres leguas. Resultó ser que el hombre era un tio carnal suyo, que se estableció allí al principio de la guerra y que el ni se enteró, porque también había perdido, el contacto con los suyos ya que la guerra le pilló haciendo la mili.
  Y allí se acabó su pesada y larga andadura.

38 comentaris:

  1. Buenas noches , la historia de que nos relatas son las secuelas de una guerra , cuantos soldados perdidos , o por miedo a ser encerrados se vieron envueltos en tal contienda él al final volvió con los suyos , héroe desde luego y me sumo a tu escrito principal.
    Gracias y fuerte abrazo.

    ResponElimina
  2. Final feliz, para unos tiempos tristes. Lo has contado muy bien. Un abrazo

    ResponElimina
  3. Recuerdo haberte leído ya esta emotiva historia.. saber que es real, confirma el concepto terrenal de la palabra héroe
    Un abrazo

    ResponElimina
  4. Una historia tremenda. Que fuerza la de tu familiar
    y que bueno que al final encontrara a ese tío suyo.
    Me alegra haber caído justo en esta entrada,
    siempre me gustan las historias de vidas reales.

    Un abrazo, Montserrat y feliz Otoño.

    ResponElimina
  5. Qué triste época. Tiempos duros, tiempos revueltos...Una historia con final feliz, así como la cuentas, con un fuerte dramatismo hasta llegar a ese último encuentro, nos recuerda lo que no debe olvidarse, porque lamentablemente la historia vuelve a repetirse. Heroes que hay que rescatar del anonimato y tú lo haces muy bien.
    Un abrazo fuerte y cariño Montserrat. Tu recuerdo siempre presente en mi corazón.

    ResponElimina
  6. Buf qué historia con mucha fuerza, mi querida Montserrat, menos mal que aquello terminó bien.

    Besos enormes.

    ResponElimina
  7. Me encanta ese final, porque la verdad es que el mejor final que preveía para esta historia sería algo que no deseo a nadie.
    Abrazos, querida Montserrat.

    ResponElimina
  8. A pesar de las penalidades al final volvio con su familia.
    Besos.

    ResponElimina
  9. Leyendo temía un final triste pero no, termina bien... Y lo resalto porque éstas historias de guerra necesitan eso, una esperanza...

    Saludos 🙋

    ResponElimina
  10. Parece irreal por su final, pero en aquellos tiempos, que ojalá no vuelvan, se podían dar estas historias y muchas más.

    ResponElimina
  11. Desgraciadamente, en aquellos horribles tiempos estas historias se repitieron y no con el final feliz de la de tu familiar.
    Estos eran héroes por defender unos ideales, pero los héroes de hoy, de los que hablas en tu entradilla, lo son a su pesar.
    Besos.

    ResponElimina
  12. La diosa fortuna a veces sonrie al que ha perdido la esperanza. Me alegro de este final para tu familiar.
    Y sin duda, son héroes los que sustentan familias con pensiones o pagas bajísimas, tal y como dices, heróes y heroínas dignos de admiración y gratitud.
    Un abrazote grande amiga Montserrat.

    ResponElimina
  13. Campirela, Buenos dias: Es cierto que en una guerra se podrían escribir, centenares de historias desgarradoras. y sé que la hostoria de mi pariente, no es la mejor, ni presumo de ello.
    Pero no me negarás que es bonita y especial.
    Un beso y muchas gracias por comentar.

    ResponElimina
  14. Hola ESter: Si mi historia, es como un oxímoron, porque es al reves de lo que se espera en tiempos de gerra. Una brazo y muchas gracias!

    ResponElimina
  15. Hola Neo: Tienes buena memória, amiga. Ea ceirto que esta historia ya la publliqué, hace 6 o 7 años. Pero laa redacciónes nueva.
    Gracais y recibe un abrazo enorme.

    ResponElimina
  16. Miryam, Veo qeue te agradan las historias reales y yo tengo cantidad, de ellas para explicar. Espero tener ocasion de escribirlas, mejor dicho de traducirlas pues las tengo escritas
    en catalán.
    Otro abrazo para tí, e inmensas graoias por pasarte.

    ResponElimina
  17. Hola VivIan: cierto amiga. Fueron unos tiempos duros, muy duros, aunque yo nos los viví, fueron mis padres y abuelos, los que me contaron estas peripecias. Tanto si te encuentras en el Emisferio del Sur, como en el del norte, te deseo un buén comienzo de temporada. Gracias por tu comentario. Un besote.

    ResponElimina
  18. Maria Perlada: Muhas gracias por tu cortito mensaje, que tanto dice. Te envio todo mi cariño y te deseo mucha salud.

    ResponElimina
  19. Se me encoge el corazón al leer tu relato. Pensar en la guerra, en las huídas, las matanzas... ¡Me hizo muy feliz ese reencuentro! Al menos el soldado ya pudo descansar. También, viendo la situación actual, me gusta recordar que todos procedemos de imigrantes, sea nuestra zona cual sea.
    ¡Un besazo!

    ResponElimina
  20. Me puso una sonrisa en la cara ese final, triste igual, pero la tristeza puede sanar en compañia

    Te mando un fuerte abrazo Moserrat

    ResponElimina
  21. Hola Juan Carlos: gracias `por tus amables palabras, amigo. Me alegro haberte sorprendido con el final de mi historia.
    Te envio un fortísimo abrazo

    ResponElimina
  22. Eso de encontrarse con su tio debio ser como el regreso a casa, vamos un milagro autentico. Me encanta la forma como lo vas narrando, besos.

    ResponElimina
  23. Una bonita historia. Una historia verídica siempre supera a la ficción, y ésta es verdaderamente cinematográfica. Acabó bien que es lo importante.
    Un abrazo

    ResponElimina
  24. Heroes anónimos, esas vivencias tan duras y dramáticas bien podían quedar en el pasado, pero desgraciadamente muchas personas siguen viviendo ese calvario.
    Besos.

    ResponElimina
  25. Un bonito homenaje a un héroe anónimo...qué duras tuvieron que ser las cosas entonces como para que no nos demos cuenta ahora de lo fácil que lo tenemos ahora y nos paramos en minucias...
    Besos y abrazos...

    ResponElimina
  26. Pobrecito! No quiero ni imaginar las penalidades que tuvo que pasar el pobre hombre. Lo que me da pena es que seguro que hay miles de historias como está que no tuvieron un final tan feliz.
    Buen relato!
    Un beso

    ResponElimina
  27. Hola Fabián Madrid: para regocijo de toda la família, pudo volver a casa que era lo que pretendia y que pudo llevar a cabo con mucha suerte. Muchas gracias y mucha salud.

    ResponElimina
  28. JLO. te agradezco mucho el comentrio amigo. Recibe un saludo muy cordial y afectuoso.

    ResponElimina
  29. Hola Tracy: en tiempos de gerra, se dan historias de todo tipo y como tu dices, ojalá no se vuelvan a repetir episodios de esta clase. Ahora ya tenemos bastante,con pasarnos en los aeropuertos, media vida.
    Gracias y salud.

    ResponElimina
  30. Juan L. Trujillo: Me imagino qeu tu también sabras muchas histórias de guerra y postguerra, así que te voy a contar... En cuanto a mi entradilla, cierto que son heroes y heroinas a la fuerza. Muy contenta de tu bonito comentario.
    Un abrazo entrañable y grande

    ResponElimina
  31. Estimado amigo: Celelbro habefr CETdo con el comentario, porque veo que te refieres a las dos. queda demostrado
    que pienso igualito que tú.
    Un saludo muy cordial y afectuoso.

    ResponElimina
  32. Dafne Sinedie: En la actualidad, nadie se imagina lo que es una guerra, no se imagina lo que se sufre. Cualquier, asuntillo nos estresa y nos desborda.
    I es que no todo el mundo tuvo la suerte de acabar como mi pariente.
    Gracias por tu excelente comenario. Salud

    ResponElimina
  33. Mamameci: Gracias por venir a mi casa virtual, y dejarme tu opinión. UN fuerte abrazo amiga.

    ResponElimina
  34. Moli: Si que es vedad que fué un auténtico milagro. Gracais por las bonitas palabras que le dedicas a mi estilo, como narradora.
    Te mando un abrazo del oso

    ResponElimina
  35. Carmen Andujar. Se dice que la ficción supera la relidad,pero no en este caso. Lo has compredido perfectamente. Muchas gracias porvenir a verme amiga. Besos. Disculpa el retraso en el acuse de recibo, he estado dos dias sin Internet. Besos!

    ResponElimina
  36. Hola SAN: Por desgracia ecxisten miles de persona que viven huyendo de sus hogares por temas diversos y son de muchos colores y nacionalidades. Mira a los refugiados,pobres.
    Gracias por comentar. Feliz semana. Un besito.

    ResponElimina
  37. Hola Max Estrella: Eso mismo pensaba yo no hace mucho. con la cantidad de prolemas gordos que existen en el mundo, a veces me enfado porqué la peluquera me ha peinado mal. O por otra cosa cualquiera. Y no es justo, es ser inconsciente y egoista.
    Un furte abrazo y muchas gracias por pensar en mi.

    ResponElimina
  38. Hola querida amiga Charo: con un poco de retraso, pero te agradezco enormemente tus palabras que llevan toda la razón. Cuantos héroes y heroinas habran vivido en estas guerras, sin el apoyo de nadie en espera solo de la muerte.
    Gracias por venir a mi casa virtual. Un abrazo guapa!!!

    ResponElimina