Pàgines

dimarts, 8 de març de 2016

LAS SEMANAS DE SINDEL. (10 DE 52)

                                                                PROMESAS

  Desde muy jovencitos, habían prometido amarse siempre. 
Se querían, desde queeran unos chiquillos.
 Y no podian vivir el uno sin el otro.
Se prometieron fidelidad, 
se prometieron amor eterno, 
se promerieron  en matrimonio y se casaron. 
Pero se habian prometido tantas cosas que no se acordaron.
  y olvidaron por completo de lo que prometieron delante del altar.

21 comentaris:

  1. "Las grandes promesas son siempre muy sospechosas", no se quien lo dijo pero se hace evidente en tu texto. Petons.,

    ResponElimina
  2. Que pena, con lo bien que había empezado la historia. Me gustan los finales felices. Abrazos

    ResponElimina
  3. A veces no se puede cumplir todo lo que se promete para el futuro, uno no es dueño de lo que pasará con sus sentires. Una pena, en este caso.
    Un beso enorme. :)

    ResponElimina
  4. A la hora de prometer hay que ser muy cuidadoso y parco en palabras y promesas.

    ResponElimina
  5. mmm... frágil es la memoria cuando el corazón se desprende de los compromisos asumidos.
    Un abrazo

    ResponElimina
  6. Hola Anna: Esto esta mas que demostrado. no te vayas a fiar de los que prometen demasiado, solo hay que fijarse,en los políticos. prometen el ro y le moro antes de las elecciones, y una vez que se hacen con el poder, si te he visto, no me acuerdo.
    Gracias y un beso.

    ResponElimina
  7. Si Ester: te comprendo. A mi tambien me gustan Más los finale felices pero la vida, nos los niega muchas veces. ¡que te voy a contar a ti que sabes tanto1
    UN BEZAZO Y MUCHAS GRACIAS

    ResponElimina
  8. Cieto Sindel, también puede ocurrir esto. Que cuando se quiere cumplir, por la razón que sea no se puede. Un placer escribi sobre los temas que nos vas proponiendo. Un fuete abrazo.

    ResponElimina
  9. Tracy: por supuesto que se ha de ser parco en palabras, sobretodo si no se piensa cumplir lo prometido.
    gracias por entrar a comentar. Un abrazo amiga

    ResponElimina
  10. Malo, amol, cuando el corazón se desprende del cumplimento de estos compromisos. Esto es jugar sucio.. U abrazo y gracias!!!

    ResponElimina
  11. Así sucede, y me parece
    que las promesas se hacen hoy
    tan livianamente,
    que cada vez con mayor frecuencia,
    se las lleva el viento, fácilmente...

    ResponElimina
  12. Hola Jenofonte: La verdad es que es así. Se miran poco en prometer. Pero después hay que cumplir. Ahí está el quid de la cuestión. Gracias por pasarte. Un abrazo grande.

    ResponElimina
  13. Yo juraría que te había comentado. Desde luego, leído sí...

    Antes las promesas iban a misa... Ahora se escapan por la sacristía... pero todavía sigue habiendo "hombre y mujeres de palabra".

    Un besazo.

    ResponElimina
  14. ¿Se puede prometer un sentimiento? ...¿se puede prometer que éste no cambiará, no se apagará? ...creo que uno debería primero prometerse a uno mismo ser feliz; y no hacer del mal, no con intención al menos ...creo que seríamos más sinceros, y tal vez, viviríamos más serenos.

    Un beso.

    ResponElimina
  15. Ay, el tiempo, ese dictador que nos da, quita, transforma y hasta se lleva promesas. Me ha gustado mucho como has contado, sencilla pero con intensidad emocional, esta historia.
    Muchos besos, amiga.

    ResponElimina
  16. Alma Baires: sentimietno no se puede prometer, porque ni su dueño sabe cuanto le va a durar. Este detalle no lo
    tenemos en cuenta, las mujeres, que cuanto nos prometen amor eterno, nos lo creemos piés juntillas.
    Somos así, o nos han hecho de esta pasta.
    Gracias por tu comentrario, y que dsifrutes de este fin de semana primaveral.

    ResponElimina
  17. Cuánta verdad hay en tus palabras Montserrat! No se puede prometer sobre unos sentimientos futuros porque uno nunca sabe cuando van a cambiar, es mejor prometer sobre el día a día.
    Un beso

    ResponElimina
  18. Hola J. Carlos: si el tiempo es siempre un factor importante en cualquier asunto. Gracias por tu bonito comentario. Que tengas un feliz domingo. Salud

    ResponElimina
  19. Hola Mag: De estas personas,formales y enteras, que siempre cumplen sus promesas, ya van quedando pocos, querida amiga.
    Gracias por venir a mi casa virtual y comentar.
    Besos.

    ResponElimina
  20. Las personas que son serias y justas, nunca prometen nada. Lo dicen una vez y te lo puedes creer. Porque su palabra es como una acta notarial.
    A mi esta forma de ser, me agrada.
    Muchas gracias amiga, por dejarme tu opinón. UN BESAZO!!!

    ResponElimina
  21. Promesas que no se pueden cumplir no deberían darse, aún así, muchas veces se promenten con la esperanza de cumplirlas, hasta que la vida tuerce el camino.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponElimina