Pàgines

dijous, 17 de desembre de 2020

DULCES DE NAVIDAD

EMDULZARNOS LA VIDA
 

 ¿Alguien conoce, alguna persona a  la que le amargue un dulce? Una persona adulta, sana, que no  solo no le guste lo  dulce, sinó que  le produzca picor en la boca o algún tipo de alergia. Pienso que una mujejr o un hombre así con esta caracteristica  deberia de acudir al médico para ser tratado  en frofundidad. Porque esa si  que es una anormalidad, de la que afortunadamente se dán pocos casos. ¿Quién es el guapo que al passsar delante de una pasteleria, no se relame con ver  lo que allí está expuesto? A mi me dan vahidos  y he de entrar i picar algo

Los clásicos  dulces navideños, como los pestiños los huesos de santo, los alfajores, y las mil variedades de y procedencias como los polvorones, están en este momento en lo mejor de la temporada. Lo de siempre. y en los dias que normalmente se consumen, són los que más apetecen

Pero dejando estas especialidades a un lado, mirar el escaprate de un comercio dedicado en exclusiva, a los dulces es una gozada y es un despropósito el perdérselo. I si se pueden comprar y comer mejor que mejor

dimecres, 2 de desembre de 2020

R E U N I O N E S

  REUNIÓN DE  JUEVEROS


 

Que son malos tiempos para el comercio, no es ninguna  novedad ,ni voy a faltar el respeto a nadie si afirmo que habrán muchos tenderetes que tendrán que bajar la persiana si  o sí, o encerrar en una carpeta, todos  los catálogos que utilizaban generalmente para la venta en reuniones en  casa de los amigos. Malos tiempos nos esperan, pero de una  forma especial las personas que a tiempo parcial o a media jornada,se dedicaban a vender productos caros  y de marcas desconocidas.  eran personas educadas y normales que iban a pasar la tarde en casa de una amiga i esta su vez traía otras amigas suyas o parientas, y una vez hechas las presentaciones, la dueña de la casa  que previamente ya había preparado una deliciosa merienda,
allí en alegre compañía sacaba su muestrario i la una por la otra se compraba a placer y se iban cargadas de trastos para sus casas, mas felices que  unas pascuas. Esta modalidad de venta., està llamada a desaparecer. Con las nuevas normativas de la pandemia esto será mas pronto que tarde

A las reuniones  las que yo asistía, eran  menos productivas  claro tampoco evadían ningún impuesto. Pero su hubiera que pagarlo creo que todas mis compañeras y compañeros y yo misma pagaría con gusto una tarifa. para poder asistir como antes a cantar, porqué me ha gustado desde siempre y muchísimo el canto coral. Con mi grupo amigos y amigas acudíamos todos los miércoles de 9 a 11 y huelga decir que además de cantar lo pasamos bomba. En el transcurso de estas dos horas, que se alargaban hasta el día siguiente, los  dolores de mi espalda ni los sentia. Esta visto que al Sr.Covit-19, no le importan nada, esas pequeñeces, y si le importan, entonces le toca ser un poco más generoso