Pàgines

dissabte, 29 de febrer de 2020

SEMANA NOSTÁLGICA

                NOSTALGIAS. 


        La primera nostalgia de la que oi hablar, fue una canción que tarareaba mi madre en sus años jóvenes, estribillo que la repetía una y otra vez. Como es natural no compredía ni jota lo que queria decir,    pero pensé quE sonaba muy bien. Unos años más tarde, la adopté´y siempre que hacia falta alguna palabra biensonante, ahí que la metia yo como si el redactado fuera para un tesis doctoral.
      Pero el momento de saber su verdadero significado, llegó, y desde entonces solo quiero esconderla de mi bocabulario. He encontrado la traducción, y en este momento mi vida se ha convertido toda ella en una nostalgia permanente. Tengo la sensación de que todo a mi alrededor me produce nostalgia.
      Añoro aquel primer amor que ni se  deja ni se olvida, siento nostalgia de mis niños cuando eran pequeñitos. y de cuando los iba a buscar en el colegio y entrabamos en la pastelera a comprar cualquier cosa para la merienda. Echo de menos los primeros años de matrimonio, que fueron    maravillosos.
Y sobretodo  siento una enorme nostalgia, por mi infancia, de niña pobre. Una niña que creció y vivió    con lo mínimo indispensable, para alimentos y poco más; que aprendio a zurcir calcetines, porque eran tiempos difíiciles y había que aprovehar todo. (Ahora se echa todo por la borda, para llenar mas y mas bolsas de basura) no se aprovecha nada y esto duele, a los que hemos vivido otras experiencias, mas sanas y sin despilfarrar nada de nada.                                             l                                   

divendres, 28 de febrer de 2020

ENCUENTRO EN LA TERCERA FASE

                          Encuentro con mi papá.


  Se  perfectamene qeu esto no va a ser posible de momento tal y como estan las cosas, Habrian  que  producirse un montón de cambios vitales que por ahora no están previstos ni por el gobierno ni por la Santa Sede. Pero me gustaria tanto, estar contigo un solo ratito, que por largo que fuera lo emplearia solo para besarte papá. Acariciearte con mis manos, y sentarme en tu regazo hasta quedarme dormida.  Mamá ya probó la mieles de estos momentos deliciosos, pero tú al ser un hombre tan serio, parecia obvio que o te gustaran las caricias y los mimos de tus hijos. Ahora me doy cuenta de lo equivocada que estaba. Porqué. ¿quién me privaba a mi de echarme en tus brazos y decirte cuanto te queria? ¿Y porqué no lo hice entonces? Estoy arrepentida, de haber sido demasiado austera en mis manifestaciones de cariño hacia tíDiscùlpame, y  si tu no vienes, yo iré a tí para remediar este error . Un abrazo muy, muy, muy grande