Pàgines

dimecres, 28 de febrer de 2018

La maternidad.

Aunque nada más sea por esto, por poder se madre, vale la pena ser mujer. ¿Que hay padres con un elevado sentido de la maternidad? y yo me los creo Me los creo. y pienso que són sinceros. y que aman a su hijito recién nacido igual que su madre. Pero nunca, nunca, podran sentir crecer una vida dentro de su cuerpo. Que duda cabe que són sinceros y buenos padres . de ellos viene la autoridad y así lo reconocen los hijos desde muy tierna edad Pero no existe imagen en el mundo que sea mas dulce y tierna que una madre dando el pecho a su bebè. La mirada de la madre, ya és de por sí un poema. Y como lo acaricia!!! se lo come a besos solo con mirarle. Se vé claramente

Hay chicas jóvenes a las que no les gustan los niños, lo acepto, y lo respeto pero no quisiera estar en su piel. Nunca sabran de primera mano lo que es setirse completamente realizada. Más viva.
 A las que no pueden gozar de este privilegio, por el motivo que sea a estas las aconsejaría que adoptasen un bebé  lo mas chiquito que puedan, Los inconvenientes que són muchos, pero quedarán olvidados y empequeñecidos ante el hecho de poder  cuidar y educar a una personita, que serà partir del momento que entre por la puerta, su único ”leif motiv”.  

dimecres, 21 de febrer de 2018

JUEVES DE CUARESMA

La Cuaresma.- 

Ya estamos en Cuaresma y tenemos a la vuelta de la esquina otra fiesta que es de las que han cambiado mas, en comparación a lo que se vivía antes a lo que ahora se estila. 

Adela tuvo dos niñas. Cuando nacieron fueron la alegría de sus padres. Era estudiosas y dóciles. Iban  con ellos a los actos religiosos de la parroquia, y esperaban la Semana Santa con mucha ilusión, Había procesiones por las noches y movida hasta el calvario de pueblo por las mañanas. todo era un ir y venir de la  Iglesia porqué por las tardes tenían que visitar el Santísimo Sacramento. 
 La Pascua era el final de unos ayunos, unas prohibiciones absurdas para los más modernos jóvenes que no podían ni ir al cine, ni divertirse durante las siete semanas de la larga Cuaresma
Las chicas crecieron y sus padres pudieron hacerse con un apartamento en la playa .Estaban todos contentos y orgullosos de aquella nueva vivienda. 
Cuando la estrenaron una primavera  coincidió, que era por Semana Santa Ni que decir tiene se compraron toallas, parasoles, y un sinfín de trastos mas. A lo primero iban igualmente a la Iglesia, pero pronto les venció el mar. La playa estaba a tope,  y se tenia que madrugar para coger un sito donde poder estirar la toalla. Allí las hijas conocieron a los que hoy son sus maridos, y esto  representó  un montón de faena. Había que prepara barbacoas, de verduras,  de carne, y sardinas para  agasajar a los consuegros y a las nuevas amistades.

Han pasado unos añitos más y ahora Adela y su marido ven con sorpresa y profundo malestar que sus hijas y aún menos sus nietas no les viene de gusto ir al apartamento, ni a la Iglesia. Prefieren viajar. Así que aprovechan estos días vacacionales (Otrora tan religiosas), para irse a cualquier sitio del otro lado del mundo. Eso los nietos y los hijos se quedan mas cerca haciendo colas kilométricas en las carreteras. De alguna manera también son procesiones.

dimecres, 14 de febrer de 2018

EL JUEVES DE LOS SUSPIROS

Suspiros.

Me pregunto muchas veces el porqué la gente suspira. Y me gustaría buscar su razón de ser. En un vicio? Es una costumbre heredada de la familia? Es una queja? Es el dolor el que lo produce? Es el aburrimiento? Es un tic?
Yo soy suspiradora lo reconozco. Y tampoco  se porqué. Quizás hoy (con la oportunidad que nos dá nuestra compañera Matices), podría ser un buen dia para intentar analizar el tema.
Considero que suspirar después de hartarte de llorar, por la perdida de un ser querido es una necesidad fisiológica. Són gemidos de dolor. Y se pueden añadir unos hipos, no pasa nada, es un hecho natural. Pero suspirar a cualquier hora del dia , después de comer, a media tarde, antes de las comidas, y en cualquier momento en casa o en la calle, es un coñazo.

Suspiros de alivio después de pasar un mal trago o un susto y en la cama se toleran, porque se supone que arrastras el cansancio de todo el día y al estirar los huesos te sale del alma.
También es inevitable. Hay mucha clase de suspiros o gemidos
 que no hemos de confundir con los bostezos que es otra vertiente de los ruidos desagradables con que nos obsequia nuestro cuerpo, que es hijo de la Naturaleza misma. Concretamente los de la parte tórax y que  debemos disimular por respeto a los demás o por cultivar los buenos modales.

dimecres, 7 de febrer de 2018

UN JUEVES EPISTOLAR

La Carta.-
 

Me gusta la correspondencia. Desde siempre. He recibido muchas cartas, y he escrito muchas más. Y aunque  ahora ya no se estila y además tenemos medios más rápidos y eficaces, sigo prefiriendo el papel. Una batalla que tengo perdida y lo sé.

Yo no me imagino esperando delante del ordenador a que me llegue un email. Pero sí que he esperado la llegada del cartero y me he asomado a la calle si por fin le veía y me diera mi tan esperada carta. Si era la deseada y como siempre me llegaba al alma, la besaria, y hasta me parecería  oler el perfume de la persona que me la ha mandado y me la llevaría a dormir; la apretaría junto a mi, y seguramente la iba a releer más veces.

Las relaciones epistolares son magníficas y he leído un monton de libros solo con las cartas que se dirigen unas mismas personas, que en muchas ocasiones ni se conocen.
Algunas de ellas muy íntimas y deliciosamente redactadas, són como auténticos poemas y que eso ya casi no se encuentra en  otra clase de literatura, aparte de excelentes  poemarios, claro. Me perece incluso que el escrito en papel es mas verdad, tiene para bien o para mal, más autenticidad y nunca se borra del disco duro. 


Bueno después de esta reflexión, espero que los directivos de Correos, con tal alegato en favor de su negocio, me avisen para mandarme una condecoración, por lo menos! n

divendres, 2 de febrer de 2018

JUEVES DE CUENTACUENTOS



Contes de vora el foc.

     Así llamamos en Cataluña las historias o relatos exagerados o inventados, que se contaban en los largos inviernos del campo. Solo con la luz de las llamas, eran las últimas horas del dia y la reunión más relajante antes de ir a la cama.
     Yo los he vivido, y recuerdo que los esperaba con mucha ilusión e impaciencia. Curiosa como fuí, aguardaba estos momentos en los que podia mirar a los ojos, a todos cuantos rodeábamos aquella chimenea, rehaciéndonos de los rigores de la climatoligía.   Unos ojos sorprendidos brillantes y ávidos de lo que allí se cocía cada noche. Desde los mayores a los mas chicos, iban desgranando sus historias, uno a uno como un ritual, en perfecto orden, pero dejándonos participar a los más pequeños, para replicar o preguntar. Desde luego eran los mejores horas del dia. Y las que reucerdo con más añoranza de mi etapa infantil.
     Los relatos trataban de todos los temas; desde el mundo de las brujas, los lobos, los dragones, los gnomos o le hombre del saco, pasando por las chanzas del tonto del pueblo.
      Unas aventuras increïbles. fantasiosas y tan bien relatadas, que con ellas aprendíamos todos la asignatura de la vida. Sobretodo nos hacian comprender que teníamos que portarnos bién  con educación, tal i como rezaba la moraleja.

Las maquinitas de estos tiempos dificilmente podrán substituir, aquellas lecciones que nos divertían tanto. Ahora el premio mayor de estos juegos nuevos, es matar a cuantos de ellos smejor. (De marcianitos, claro.)